Tenemos días esperando poder cargar gasolina y tememos que la mercancía se nos dañe. Nos engañan y se burlan de nosotros con a entrega de esos tickets

Miguel Montes

Chofer

Si no resuelven lo de la gasolina a los choferes de camiones y gandolas, en Venezuela habrá una terrible crisis de alimentos porque no podemos distribuirlos

Manuel Gómez

Chofer

Lara al borde de una crisis alimentaria

Osman Rojas | LA PRENSA de Lara.- La entidad larense está al borde de una crisis alimentaria. Tres semanas después que el Gobierno nacional decretara una cuarentena social en todo el país producto de la pandemia del coronavirus, los productores y vendedores de víveres, charcutería, frutas, verduras y hortalizas están acorralados por la falta de combustible, pues de acuerdo a lo denunciado por los afectados, sólo un cuarto de los camiones está siendo surtido por las autoridades gubernamentales.

Durante toda la semana los transportistas se han quejado por la falta de combustible. El último capítulo de este episodio se vivió este viernes cuando un grupo de vendedores se concentró frente a la sede de Metrobús Lara para conseguir un ticket para echar gasolina. En la lista había unas 400 personas, pero las autoridades repartieron 100 números. Dicho de otra manera, sólo uno de cada cuatro choferes logra cargar combustible.

"Lo que indigna es la mamadera de gallo que hay con nosotros. No podemos creer que tengamos tres días esperando", dijo Miguel Montes, uno de los choferes afectados por la regulación de combustible.

Los conductores señalan que en las estaciones sólo le están colocando 40 litros de gasolina, situación que condiciona la distribución de alimentos. "Visitamos uno o dos locales menos que antes. La gasolina que se tiene es para distribución corta", agregó Montes. Esta situación ya ha golpeado a comercios y ferias de verduras que ya comienzan a presentar inventarios bajos. Las ferias de verduras tienen poca variedad mientras que en los frigoríficos ya no hay ciertos cortes.

Los problemas que hay con la gasolina afectan también sectores primordiales como los charcuteros. Manuel Gómez, distribuidor de lácteos, explica que en estos momentos no hay cómo llevar mercancía a pequeños abastos y bodegas, pues las rutas han sido abandonadas por la falta de combustible. "Es evidente que en los próximos días habrá un desabastecimiento grande. Sólo los grandes comercios tienen acceso a mercancía de forma regular", decía Gómez.

"A Mercabar ya no llegan camiones. Lo que hay en los galpones es, en su mayoría, inventario", decían los consultados.

Lo que más preocupa a los distribuidores son las millonarias pérdidas que la escasez de gasolina podría generar en ellos, pues se estima que por viaje un comerciante deja de ganar entre 300 y 400 dólares. "Esa plata no la regalan. En los campos hay productores a los que la mercancía se les está perdiendo porque no hay carros para sacarla", señalaba Héctor Peña, uno de los 400 conductores que se encontraba formado en la cola frente a Metrobús cuya entrega le daría la oportunidad de echar gasolina.

No hay prioridades

El Gobierno regional no prioriza ningún sector. Aunque el discurso gubernamental indique que salud y alimentación tenga prioridad en las bombas de gasolina la realidad es otra pues diariamente tanto médicos, pacientes y productores deben mendigar un poco de combustible.

De acuerdo a los representante de estos sectores en las bombas de gasolina sólo hay combustible para los funcionarios y un grupo de enchufados.

Exterminio

Maximiliano Pérez, presidente de la Asociación de Cafeteros de Lara, señaló que el gobierno ha venido exterminando a las familias cafeteras con restricciones en los recursos básicos para la cosecha, como agua, electricidad y ahora la gasolina.

"El sector cafetalero ha venido sorteando dificultades que han obligado a los productores a abandonar el campo y migrar a la ciudad para poder contar con un empleo y sobrevivir en medio de la crisis", agregó Pérez.

Reveló que aunque en Lara la cosecha terminó en febrero hay productores que guardan parte del café para venderlo durante los meses restantes del año y mantener el ingreso de dinero. Sin embargo, ante la escasez de combustible se enfrentan al riesgo de perderlo todo, cuya calidad de por sí pudiera estar comprometida debido a que los procesos productivos en ocasiones se ven golpeados por los constantes apagones, falta de agua para el riego, falta de agroinsumos y de mano obrera.

Síguenos en nuestras redes sociales como @laprensalara. Estamos en Twitter, Facebook, Instagram y Youtube.

Otras Noticias
Locales

Los mitos sobre el coronavirus

| comentarios