Persiste el caos por gasolina en Lara

Osman Rojas | LA PRENSA de Lara.- Lara sigue sufriendo por la falta de gasolina. Por cuarto día consecutivo, la mayoría de estaciones de servicio en la región lucieron cerradas. Las pocas que estaban abiertas (LA PRENSA contabilizó dos) hubo alboroto desde muy temprano, pues los funcionarios acaparaban las surtidoras e ignoraban los demás sectores priorizados como la salud, alimentación y medios de comunicación.

En líneas generales, las bombas de servicio lucieron repletas. Las personas decían que estaban desde temprano tratando de llenar el tanque pero no podían. Argumentaban que por más cerca que estaban de la estación era sólo para funcionarios, algo que generó alboroto y caos.

Una de las bombas que desde temprano surtió gasolina fue la ubicada en la calle 42, justo frente al terminal de pasajeros. Allí la cola dentro era coordinada por funcionarios del Cicpc y FAES mientras que la cola que estaba fuera de la estación, la de las personas formadas y en espera, era controlada por un funcionario de la Guardia Nacional.

Allí hubo cierto orden, pero con eventuales capítulos de caos. Uno de los momentos más tensos se vivió cuando un grupo de funcionarios de Polilara llegó en moto para echar gasolina. Aunque todos estaban uniformados no fueron priorizados y estuvieron durante un buen rato llevando sol. Un grupo de motorizados se cansó y se fue del lugar sin esconder su molestia por lo que allí pasaba.

"Que habiliten una bomba de gasolina para todos los funcionarios no es suficiente. El problema es que aquí vienen no sólo las personas que trabajan en un sector priorizado sino también familiares y amigos de gente que coordina las colas", era una de las quejas más frecuentes que se escuchaba dentro de las estaciones de servicio.

A pesar de ser sectores priorizados, muchos de los funcionarios formados en cola denunciaban que perdían hasta cuatro horas de trabajo tratando de echar gasolina. En las colas había desde camionetas de Cantv y Corpoelec hasta carros particulares de Guardias Nacionales. Todo vehículo que no estuviese en guardia en ese momento tenía que esperar y eso generaba molestia en las personas.

"Hoy yo estoy libre, pero mañana tengo que trabajar. Mi pregunta es cómo llegó yo mañana a mi puesto de trabajo si no tengo cómo movilizarme", decía uno de los funcionarios formados en la cola de la bomba de la calle 42.

Además de la estación de servicio ubicada en el Terminal de Pasajeros, la bomba de la Casa Sindical, ubicada en la avenida Libertador con calle 42, también trabajó en horas de la mañana. Allí se atendieron a sectores priorizados como el de alimentación y el sector salud, pero sólo hasta las 11:00 de la mañana.

A pesar del caos que se evidenció en las bombas de gasolina las autoridades gubernamentales aún no han anunciado si en los próximos días habilitarán más estaciones de servicio, pues queda claro que dos bombas no son suficientes para abastecer a los llamados "sectores prioritarios".

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias