Defienden a detenidos en Boca de Grita

LA PRENSA de Lara.-  Familiares del comerciante Julio Pérez Flores, uno de los detenidos en la localidad Boca de Grita, estado Táchira, aseguran que fue detenido de manera arbitraria por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y culpado falsamente de ser miembro de la banda paramilitar "Los Rastrojos".

Ingmary Rodríguez I La Prensa del Táchira

Viviana Pérez hermana del detenido, informa que los guardias iniciaron "una limpieza" que acabaría con todo lo que estaba a su alcance, situación por la que el comerciante mantuvo su local cerrado. 

"Los guardias al ver a mi hermano y sus empleados en el local entraron a la fuerza y detuvieron a todas las personas que encontraban ahí y ellos no estaban haciendo nada malo", denunció Pérez.

La detención se llevó a cabo el pasado sábado 15 de febrero luego de que los efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), se enfrentaran con los grupos armados que tenían dominio en frontera colombo-venezolana. 

La detención

Julio Pérez Flores, mejor conocido como "el gordo Julio" fue llevado a la fuerza por los uniformados al igual que sus empleados identificados como Nubia Ester González, Marcos Wilmer González Suárez, Misael Pérez Milano y Alan David Guillen Herrera.

En el local, se alquilaban los baños y el área de estacionamiento. Al momento de allanamiento Jhonathan José Vásquez de 24 años, quién se desempeña como vendedor de verduras a pocos metros del local de Pérez, se encontraba utilizando uno de los sanitarios.

Todos fueron acusados de ejercer "terror en la zona fronteriza", pero sus familiares aseguran que "son trabajadores, personas que no tienen nada que ver con los paracos, son inocentes", acotó Viviana Pérez.

Saqueos y destrozos

Viviana también denuncia que los guardias se llevaron la mercancía que se encontraba en el negocio durante el allanamiento, destrozando la vivienda en su interior y "acabando con todo a su paso". 

Asimismo, destacó que en el estacionamiento los funcionarios extrajeron gasolina de los vehículos que allí se encontraban. "A la camioneta de mi hermano le dañaron toda la carrocería, los muebles quedaron destrozados".

Relata que pasaron horas para conocer el paradero de su hermano y los demás detenidos, sin pensar que estaban siendo señalados como miembros de una banda paramilitar. 

Exigen justicia

Los familiares desmienten que el material incautado reseñado en las fotografías difundidas en las redes sociales del alcalde del municipio Libertador, Freddy Bernal, haya sido sacado del lugar. "Por qué no muestran las fotos con la mercancía. Él solo tenía comida" afirma. 

En tal sentido, manifestan que temen por la "siembra de evidencias" que podría continuar desprestigiando la imagen de su hermano, por lo que desde la tarde del martes iniciaron una recolección de firmas para exigir justicia a las autoridades.