EN SEQUÍA: Escuela Coronel Juan Manuel Aldao sin agua

logo170
CaritasPrensa

EN SEQUÍA: Escuela Coronel Juan Manuel Aldao sin agua

El agua casi no llega a la comunidad y eso nos tienen afectados en la escuela también.

Giovanny Pérez

Obrero

CaritasPrensa

EN SEQUÍA: Escuela Coronel Juan Manuel Aldao sin agua

No tenemos ni cepillos para limpiar, nosotros tenemos que colaborar con las herramientas de trabajo.

Juana Petit

Obrera

CaritasPrensa

EN SEQUÍA: Escuela Coronel Juan Manuel Aldao sin agua

También tenemos una sala de computación que nunca funcionó porque no colocaron un transformador.

José Arangure

Supervisor

María B. Jordán | LA PRENSA de Lara.- Olvidados y sin ningún tipo de ayuda por parte de la Gobernación del estado Lara se encuentran quienes hacen vida en la escuela Coronel Juan Manuel Aldao, en la comunidad San Francisco, al oeste de Barquisimeto.

Los afectados denunciaron que hacen de tripas corazones para mantener la institución educativa, pues el agua escasea.

Con tobos, envases y llenando tanques con una manguera, pero sin presión están los obreros del centro educativo, quienes informaron que sólo dos veces a la semana llega el vital líquido, pero como el motor está en terapia intensiva no tienen cómo surtir la institución, lo que afecta a 318 estudiantes, 13 docentes y 5 obreros.

De ocho baños que hay sólo dos funcionan, hasta el punto que tienen que pegar letreros en donde dice que deben mantenerlo cerrado por la falta de agua. En los que funcionan tienen que mantener pipas llenas de agua para que los niños puedan bajarlos.

La falta de agua también afecta al comedor, las madres procesadoras deben tener un tanque azul para poder hacer la comida "y el piso se ensucia porque tenemos que estar cargando tobos", dijo Marisol Colmenárez.

Sin herramientas

Los trabajadores deben llevar sus propias herramientas de trabajo. Giovanny Pérez, obrero de la escuela dijo que él mismo lleva escardilla y cualquier cosa que necesitan para mantener en orden la institución "porque ni siquiera jabón tenemos, porque hasta eso traemos", dijo el hombre.

En el comedor pasa lo mismo, y es que ante la falta de mesas y sillas, los estudiantes deben comer en sus aulas o llevarse la comida, "pero ellos tienen que traer sus tazas porque no hay ni siquiera utensilios".

La cancha también quedó en el olvido, no reciben dotación de balones ni está techada y los jóvenes deben recibir educación física en pleno sol.

Los trabajadores dicen que ellos están ahí por amor a los niños, pero llega un punto que ya no cuentan ni siquiera con qué seguir su labor, por lo que le hacen un llamado a la gobernadora que los visite y vea el estado en el que se encuentra la escuela "porque ni los consejos comunales nos ayudan; tenemos que pedir colaboraciones", dijo el señor Pérez.

Síguenos en nuestras redes sociales como @laprensala. Estamos en Twitter, Facebook, Instagram y YouTube.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Otras Noticias