Continuacutea tensioacuten en El Salvador por militares en el Congreso

Crédito: Cortesía

Continúa tensión en El Salvador por militares en el Congreso

Agencias | LA PRENSA de Lara.- Tras un fin de semana tenso por el enfrentamiento entre el presidente y la oposición en el Congreso, El Salvador despertó el lunes con una pregunta flotando en el aire: ¿qué representó la presencia de militares en la Asamblea Legislativa de un país con poderes autónomos?

La tensión se disparó el domingo, cuando el mandatario Nayib Bukele llegó al Legislativo para encabezar una sesión extraordinaria que convocó para impulsar la aprobación de un préstamo millonario que, asegura, le permitiría combatir la delincuencia y las pandillas, pero a ésta sólo asistieron 22 de los 84 diputados del Congreso Unicameral.

Lo que alertó a los salvadoreños, activistas, ONGs y prensa internacional no fue la propuesta del mandatario ni el choque entre el oficialismo y sus detractores, sino que Bukele llegó acompañado del ejército: armados con fusiles, cascos y chalecos antibala, militares y policías, algunos de las fuerzas especiales, se apostaron en el recinto.

"Este fin de semana el país ha vivido un episodio bastante peligroso. Se estuvo al borde de un quebrantamiento del orden constitucional propiciado por el mismo presidente de la República", dijo a The Associated Press Jeannette Aguilar, una investigadora universitaria especializada en temas de seguridad y violencia.

Por su parte, Amnistía Internacional expresó en un comunicado que "las múltiples denuncias de francotiradores apostados en las proximidades de la Asamblea Legislativa, la presencia militar innecesaria y las restricciones a la libertad de prensa podrían marcar el inicio de una ruta peligrosa para la institucionalidad y para los derechos humanos del país".

Hasta el lunes no quedaba claro por qué Bukele había permitido la presencia militar en el Congreso ni por qué las zonas aledañas fueron militarizadas, cientos de policías y militares armados con fusiles M-16 tomaron control y francotiradores permanecían en las azoteas de los edificios. Sin embargo, algunos lo interpretaron como un modo de presión.

"Es un polvorín en términos de fomentar un nivel de conflictividad que no se justifica a partir de la discusión de un préstamo, más bien esa fue la excusa para un forcejeo de poderes donde el presidente lideró este despliegue de abuso y fuerza", agregó la académica Jeannette Aguilar a la AP.

La diputada Felissa Cristales, del derechista partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena), fue una de las pocas parlamentarias que respondió a la cita del domingo, pero se marchó al ver la presencia militar y dijo haber lamentado lo que pasó. "Venimos con la mejor voluntad de conversar sobre un tema de importancia para El Salvador, pero veo que el Órgano Ejecutivo se está tomando la seguridad de la Asamblea Legislativa".

"Solo falta que les pongan el fusil a los diputados para obligarlos a votar", agregó el diputado no partidario Leonardo Bonilla, que también acudió a la cita.

Desde que inició su mandato en junio de 2019, Bukele se ha preciado de su estrategia de combate a las pandillas, que según cifras oficiales ha logrado reducir la violencia a costa de un importante despliegue de militares y policías en diversas partes del país.

Con información de: AP

Síguenos en nuestras redes sociales como @laprensalara. Estamos en Twitter, Facebook, Instagram y YouTube

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias