Tenemos que buscar diferentes estrategias con material reciclado para dar educación física.

Arianny Vergara

Docente

Los baños no funcionan y cuando llueve se mojan todos los salones porque tienen muchos huecos.

Francy Vitara

Docente

La escuela está cerca de los rieles del tren y eso hace que las paredes y los techos se agrieten aun más.

María Gutiérrez

Docente

Escuela de Barrio Unión se cae a pedazos

María B. Jordán | LA PRENSA de Lara.- Hace 78 años fue fundado el Grupo Escolar Ciudad Valencia en Barrio Unión y su infraestructura envejecida muestra grave deterioro producto de la falta de inversión por parte del gobierno.

Pisos agrietados, techos de asbestos que se rompen al más mínimo movimiento y que no detienen el agua de la lluvia, baños sin funcionar y falta de agua potable son algunas de las fallas a las que se enfrentan todos los días docentes y estudiantes de este plantel que es el más antiguo de la parroquia.

Aunque las condiciones no son óptimas, los docentes no se dan por vencidos y luchan para mantener intacta la formación de más de 380 niños, sólo en el horario de la mañana.

De acuerdo a lo explicado por autoridades del plantel, el techo se está cayendo a pedazos. La semana pasada, un obrero subió para hacer una reparación y con la debilidad del material, el hombre cayó al piso y presentó golpes en espalda, cuello y cabeza.

"Él estaba reparando el techo porque aquí todo lo hacemos por autogestión" dijo Oskady Sánchez docente de la institución, quien mostró gran preocupación porque el asbesto es un material tóxico y cuyas fibras pueden producir enfermedades respiratorias y cancerígenas.

Señaló que cuando llueve los docentes deben recoger todo material sensible al agua y arrinconar a los muchachos para evitar las goteras, pues se moja más adentro que afuera.

Sánchez detalló que los problemas se cuentan con los dedos de las manos y aun siguen faltando, pues por estar ubicada junto al lado de los rieles del tren, cuando pasa la locomotora hay una fuerte vibración y tanto el techo como el piso y las paredes se van agrietando. Tienen miedo que pueda ocurrir un accidente y se desplome alguna pared.

Resaltó que las paredes del comedor, algunos salones y la oficia de deporte están gravemente afectadas por las grietas, mientras que el piso del patio de recreo está tan levantado que representa un peligro para los niños que corretean en el espacio. "Yo tengo que estar pendiente de ellos porque pueden tropezar y caer, no los puedo dejar solos" dijo Francys Vitara, docente.

Sin baños

Los baños también se suman a la lista de las fallas. Además que no cuentan con lavamanos y poca porcelana cubre las paredes, tampoco tienen agua por tubería, los niños deben usar un tobo para bajar el inodoro y sacar agua de una pipa para lavarse las manos.

Los bebederos no funcionan, por lo que cada niño debe llevar su pote de agua todos los días para su consumo personal.