Fuego y muerte tiñeron de sangre la avenida Ribereña

José Daniel Sequera | LA PRENSA de Lara.- Una gruesa capa de cenizas cubría los cuatro canales de la vía. El olor a carne chamuscada y a metal derretido se confundían bajo un sol abrasador. Así era el ambiente que había en el trágico accidente de tránsito ocurrido ayer en la tarde en la avenida Ribereña a la altura del Distribuidor Jirahara, sentido hacia el oeste.

Este accidente, que se cobró la vida de cuatro adultos y un niño además de dejar herido al conductor de uno de los carros involucrados, ocurrió a eso de la 1:00 de la tarde. De acuerdo al informe preliminar ofrecido en el sitio por el Cuerpo de Bomberos de Iribarren y el Servicio de Tránsito de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), un Chevrolet Aveo negro, conducido por Teresio Peña Dugarte (54) y acompañado por Greicis Giménez (42) iban en sentido hacia el oeste.

        Lea también: Cinco muertos en accidente registrado en la Ribereña

"Mis tíos habían salido solos de Cabudare para Barquisimeto para el cumpleaños de unos sobrinos", fue lo que dijo una sobrina de la pareja. En sentido contrario, a bordo de un Chevrolet Optra beige, iban a bordo cuatro personas (tres adultos y un menor de edad).

Aunque la PNB aún investiga las circunstancias exactas, se sabe que el conductor del Optra perdió el control del volante unos 60 metros después del distribuidor, saltó la isla y pasó al sentido contrario. Mientras intentaban retomar el control, Peña no tuvo tiempo de frenar su Aveo e impactó el frente de su vehículo con el lado derecho del Optra.

Del impacto, los dos carros salieron envueltos en llamas en direcciones opuestas, porque el tanque del Optra explotó con el fuerte golpe. Mientras que el Aveo (con todo el tren delantero destrozado) se consumía en el canal rápido, el otro carro (que casi quedó en forma de acordeón), también se quemaba entre el canal del medio y el lento.

Columnas de fuego de dos metros de altura consumían a los dos vehículos. Los conductores que pasaban por la avenida Ribereña, se bajaban asombrados de lo que veían, pero un grupo de ellos se fijó que los ocupantes del Aveo intentaban salir del carro.