Nos cansamos de no tener respuesta de Hidrolara, de verdad que hemos trabajado sin parar para destapar las cloacas colapsadas

José Quintero

Afectado

Hace 9 días vivíamos en agonía, ahora tras las reparaciones al menos ya las casas dejaron de colapsar pero falta el apoyo de Hidrolara en materiales

Richard Silva

Afectado

Todos los vecinos nos ayudan con comida y otras cosas mientras que hacemos el trabajo fuerte de intentar destapar la cloaca en su totalidad y acabar con los olores piches

José López

Afectado

Durante 4 años nos cansamos de reportar el problema a Hidrolara, ellos dicen que no tienen trabajadores pero aquí hay gente dispuesta a trabajar.

Edixon Ramos

Afectado

Vecinos reparan cloaca colapsada ante inoperancia de Hidrolara

Rafael Piña | LA PRENSA de Lara.- El sufrimiento y desespero se apoderó de la familia Suárez en la calle 1 entre veredas 22 y 23 de Cerritos Blancos, al oeste de Barquisimeto. Ellos cumplieron 4 años con el colapso de cloacas frente a su vivienda y la comunidad al sufrir por el agua piche que brota de la alcantarilla decidieron reparar el problema porque se obstinaron de que Hidrolara no les resolviera.

La situación de los Suárez y de las 18 familias afectadas ya era deprimente hasta el punto que debían defecar en los patios de sus casas por el colapso. Debido a eso, se organizaron y 4 hombres decidieron abrir la calle para reparar la "cloaca del infierno" como ellos mismo la bautizaron. Los voluntarios duraron 9 días trabajando en mejorar la situación. Con una manguera prestada se fajaban a diario y así lograron aliviar la situación de 16 familias y todavía tienen dos viviendas en estado crítico.

Una de las viviendas es la de Raquel Súarez quien vive junto a su esposo que se ofreció como voluntario en la reparación. La mujer expresó que tomaron la decisión extrema de ponerle fin al colapso de la cloaca porque sus dos hijos de 4 y 5 añitos estaban viviendo entre moscas, cucarachas y ratas.

"Es horrible vivir así, mis hijos sufren también. Yo sufro de constantes ataques de asma producto de los olores piches de la cloaca y a pesar de que tengo nebulizador la medicina está cara", señaló Suárez quien vela por el cuidado de sus dos hijos.

A punta de pico y pala los muchachos abrieron tres huecos en la calle para conectar la manguera y drenar las aguas negras, aunque señalan que hay partes donde está agrietada y por ende se colapsa. "Hay que meterle tubos nuevos, pero no tenemos los recursos e Hidrolara no hace el trabajo", acusó Richard Silva uno de los trabajadores.