Tengo metástasis ósea y en un seno, y a pesar del dolor estoy aquí agradeciendo todos los favores concedidos

Mary Bermúdez

Docente

Vengo a implorar por mi sanación, porque unos malandros me desgraciaron la vida fracturando mi brazo izquierdo

Samir Hernán

Miliciano

Vengo desde Maracaibo, tengo artritis y a pesar que no vengo en silla de rueda estoy dispuesta a participar en la procesión

Luzmary Aranaga

Jubilada

Soy paciente de diabetes, uno no ve el dolor cuando viene agradecer a la virgen, esto lo hago todos los años

Neria Rodríguez

Peluquera

Le pido a la virgen por mi salud, tengo osteoporosis y es difícil moverme, pero la fe lo puede todo en Dios

Solí Cordero

Ama de casa

Devotos vencen obstáculos para acompañar a la virgen

Ana Uzcátegui | LA PRENSA de Lara.- El equipaje los acompaña hasta el santuario de Santa Rosa. Los devotos de la imagen de la Divina Pastora vencieron los obstáculos de la crisis, como la escasez de gasolina, la falta de efectivo para viajar, y lo costoso que representan los gastos de comida y hospedaje, y movidos por la fe, llegaron para agradecer los favores concedidos.

Rosmary Rangel viajó desde Cumaná en silla de rueda, y aunque en carro particular, sus familiares se prepararon con varios bidones de gasolina para garantizar el viaje de regreso. La joven padece de poliomielitis, (enfermedad en la médula espinal que produce parálisis). "Es la primera vez que vengo a la procesión. Así tenga que recorrerla en silla de rueda, estoy llena de gozo, porque he visto mejoría desde que le he implorado a la pastorcita que intervenga para mi sanación", relató.

Héctor Blandía, viajó desde Miranda, pero ahorró junto con su esposa por tres meses para cancelar viaje y hospedaje. "Un hotel en la zona centro cobra 50 dólares la noche, pero uno se prepara para asumir los gastos, lo importante es cumplir con la promesa de ver a la virgen de cerca y agradecerle", mencionó. Narys Cañizález vino de Valencia, pero tuvo que pagar demás para obtener 450 mil bolívares en efectivo y garantizar los pasajes. "Tengo 14 años visitando la procesión y siempre vengo acompañada con un familiar, todo vale la pena por agradecer a la reina del cielo", dijo.