"La virgen es una estrella en el camino hacia Dios"

Lorena Rojas | LA PRENSA de Lara.- Entre aplausos, alabanzas, lágrimas y mucha fe, centenares de larenses presenciaron la bajada de la Divina Pastora y su emotiva llegada al trono, repleto de flores, con el que saldrá en procesión. "¡Que viva la Divina Pastora!" decían los feligreses al ver acercarse a la madre de Dios.

Desde muy temprano al pueblo de Santa Rosa arribaron los feligreses para no perderse ni un solo momento este evento mariano. "Llegué 4 horas antes porque sabía que esto estaría muy full", comentó Lidia Álvarez, quien estaba en el templo desde las 2:00 pm donde consiguió un puesto cercano al nicho de la Pastora. Y razón tuvo la mujer porque antes de iniciar la eucaristía, la multitud de feligreses desbordó por completo el lugar.

        Lea también: Así fue el encuentro de la Divina Pastora con la feligresía larense 

La misa inició a las 6:00 pm. El padre Humberto Tirado, en su oficio, comenzó con la lectura de la palabra de Dios y posteriormente realizó un llamado a la reflexión y a ver a la virgen como un símbolo para acercarnos más al Todopoderoso siguiendo los mandamientos, que es el concepto con el cual se creó la ruta de este año. "Ella es una estrella que conduce al camino para acercarnos más con su gracia a Jesús", expresó.

       Lea también: Gremios piden a la Divina Pastora un milagro humanitario 

Luego de terminar con su homilía el padre hizo entrega del cuerpo de Cristo a la feligresía que con fe cerraba los ojos e inclinaba su cabeza en oración.