EE.UU. incautó petroleros iraníes con destino a Venezuela

Hildamar Chávez | LA PRENSA DE LARA.- Este jueves por primera vez Estados Unidos ha confiscado embarcaciones que supuestamente trasladaban combustible iraní con destino a Venezuela.

Hace un mes fiscales generales de EE.UU. presentaron una demanda para incautar la gasolina de cuatro petroleros iraníes que se dirigian a Venezuela. Las acciones forman parte de los esfuerzos de la administración de Trump para frenar los flujos de bienes que a su parecer, están ayudando a mantener en el poder a dos de sus principales enemigos. 

Las cuatro embarcaciones llamadas "Luna", "Pandi", "Bering" y "Bella", fueron detenidas estos últimos días y ahora han trazado su ruta a Houston, informaron funcionarios norteamericanos. Se espera que los altos representantes del gobierno estadounidense se reúnan con los petroleros en un evento programado para "marcar el atraque".

Un funcionario citado por The Wall Street Journal (WSJ),  informó que los barcos fueron tomados sin el uso de la fuerza militar.

El año pasado Estados Unidos intentó hacer uso de sus acuerdos de cooperación judicial para tomar el control de un barco petrolero iraní que había sido detenido en el territorio británico de Gibraltar, sin embargo, los esfuerzos no alcanzaron el éxito.

Fue hasta hace una semana que un juez federal en Washington, otorgó el título estadounidense a dicho petrolero (Grace 1), y dijo que los fiscales federales habían presentado la evidencia necesaria de que el petrolero y su combustible pertenecían a una organización terrorista designada.

Por su parte, el "Bering" y el "Bella" navegaban en Cabo Verde cuando se presentó una denuncia de decomiso en julio, mientras que el "Luna" y el "Pandi" enviaron su señal por última vez hace un mes. 

La demanda presentada alega que el empresario iraní afiliado al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, unidad militar de élite en Irán y señalada por Estados Unidos como un grupo terrorista, organizó las entregas de la gasolina a través de una red de empresas fantasmas para evadir las sanciones norteamericanas.

Esta última serie de medidas por parte del gobierno de Donald Trump, han sido dirigidas contra Irán y su aliado, Venezuela, como una nueva estrategia para presionar a los gobiernos de Teherán y Caracas a cumplir con las exigencias de EE.UU.

En 2019 las autoridades estadounidenses alcanzaron uno de sus pocos esfuerzos en este tipo de actividades cuando  incautaron un barco norcoreano, que según alegan, Pyongyang utilizó para transportar carbón en violación de las restricciones norteamericanas e internacionales. 

Fuente Informativa: The Wall Street Journal 

Otras Noticias