La "maldición de Glee": Del éxito a las tragedias

LA PRENSA de Lara.- La "maldición de Glee" ataca de nuevo. Una serie musical que alcanzó el éxito mundial ha pasado a capítulos de tragedias. Casos de suicidios, abuso, drogas, racismo, posesión de pornografía infantil y hasta aparentes casos de violación, han truncado la vida de varios de sus exintegrantes.

El último de estos hechos está protagonizado por la actriz Naya Rivera de 33 años, quien desapareció la tarde de este miércoles en el Lago Piru, California.

La intérprete estadounidense de origen puertorriqueño que daba vida al personaje de Santana López en la serie juvenil, se mantiene bajo la búsqueda de la Policía de Ventura, un condado al norte de California, que tras recibir una llamada de emergencia a tan solo unas horas de que Rivera alquilara un bote con su hijo pequeño, se trasladó hasta el lugar.

Su desaparición que ahora es investigada como un accidente, es solo la última de la lista de desdichas que colecciona Glee.

En horas de la tarde de este jueves, las autoridades anunciaron que la misión de búsqueda paso a ser de recuperación. "El objetivo es traer a la señorita Rivera a su familia, para que puedan poner todo en orden" informó Chris Dyer, funcionario de la oficina del Sheriff del condado.

Para entender más de esta historia es necesario regresar unos cuantos años atrás hasta el inicio de la serie.

La ficción creada por Ryan Murphy, contaba la vida de varios jóvenes "desadaptados" que se unían a un club de baile y canto. Desde el inicio el objetivo principal fue enviar mensajes positivos sobre apoyarse y crear una comunidad unida ante cualquier diversidad.

Glee comenzó en 2009 y lo que en un principio parecía una serie normal sobre preocupaciones de adolescentes rápidamente escaló por el éxito y se transformó en un fenómeno internacional.

Los jóvenes actores que eran desconocidos inicialmente, tuvieron que adaptarse a la fama, a realizar giras y conciertos por cada rincón del mundo. 

Estas premisas, mezcladas con algunos problemas personales, hicieron que algunos de sus protagonistas no soportaran el estilo de vida ajetreado provocando un final trágico para ellos.

Mezcla mortal

El primero de la lista es Cory Monteith de 31 años que interpretaba al atleta Finn Hudson. El 13 de julio de 2013, aún estando en la serie de televisión, fue hallado muerto en su habitación de hotel en Vancouver.

Según el informe forense, la causa del fallecimiento se debe a una mezcla accidental de heroína inyectada e ingestión de alcohol.

El joven actor era la pareja sentimental de Lea Michele, también protagonista de Glee que interpretaba a Rachel Berry.

Monteith había estado en rehabilitación por drogas de ese año  se refería s sus problemas de abuso de drogas abiertamente. En una entrevista realizada en el 2011, detall{o que comenzó a consumirlas cuanto tenía a penas 19 años.

Posesión de pornografía infantil y muerte

Cinco años más tarde, llegaría otra tragedia para el elenco. Mark Salling, quien interpretaba al personaje de Noah "Puck" también conocido como Puckerman, se quitó la vida tras ser el centro de atención por un asunto en el que lo declaraban cukpable por pornografia infantil y de violación a su expareja.

El actor fue detenido en diciembre de 2015 cuando los investigadores encontraron en su domicilio más de 50.000 imágenes pornográficas y eróticas de niños y unos 600 vídeos con la misma temática, delito por el que enfrentaba una pena de cárcel de entre cuatro y siete años, además de tener que pagar a sus víctimas y ser incluido en el registro de acosadores sexuales.

Lo poco que se sabe de las circunstancias de su muerte es que la Policía respondió a un informe de muerte en una zona boscosa de Tujunga, Los Ángeles.

El pasado año se reveló el caso de maltrato por parte de Blake Jenner, Ryder Lynn en Glee, a su expareja, también del reparto, Melissa Benoist (Marley Rose).

"Aprendí lo que se siente al ser inmovilizada y abofeteada repetidamente, golpeada con tanta fuerza que sentí que me quedaba sin aire, arrastrada por el pelo por el suelo, golpeada en la cabeza, pellizcada hasta que se me rompía la piel, estrellada contra la pared, ahogada" explicó la actriz durante un vídeo que subió en su cuenta de Instagram.

La intérprete nunca reveló el nombre de Jenner, sin embargo, los datos que presentó fueron suficientes como para identificar al actor que fue su marido entre 2015-2017. 

Acusaciones de racismo

Tras el asesinato del afroamericano George Floyd, la protagonista de la serie, Lea Michele fue acusada de racismo y microagresiones durante el rodaje por parte de su compañera de reparto, Samantha Ware (Jane Hayward).

Quejas a las que otras actrices se unieron, provocando que Michele se disculpara publicamente por su comportamiento en el pasado.

Asimismo, Lea fue acusada hace unos años por acoso al no "querer compartir el protagonismo". "Era un infierno trabajar con ella", citaba en sus memorias Naya Rivera.

La tragedia parece no dejar en paz  al reparto de la exitosa serie musical, muchos sugieren que tiene una clase de maldición y no dejan de preguntarse "¿quién será el siguiente?". Entre tanto, todos se mantienen a la espera de que habrá pasado realmente con Naya.

Con información de CNN/EFE

Otras Noticias