Terror en Guayaquil: Una lucha contrarreloj

Hildamar Chávez | LA PRENSA de Lara.- Lo que comenzó como una pesadilla  parece no tener fin. El terror cubre las calles de Guayaquil en medio de una lucha contrareloj para darles una despedida digna a los fallecidos por el coronavirus ante el colapso de los servicios.

Hospitales  y  servicios funerarios colapsados reinan en todo el mundo por la violenta pandemia del COVID-19. Ahora, Guayaquil vive una escena de miedo cuando las personas mueren en las calles y los cuerpos permanecen hasta días en espera de ser recogidos por las autoridades sanitarias.

Según los datos oficiales, la ciudad ecuatoriana posee más de 2 mil infectados y -hasta ahora- 79 muertos. Es decir que la entidad  posee más víctimas fatales  por coronavirus que muchas nanciones de América Latina.

El colapso de los sistemas funerarios y de sanidad producto de una crisis resultado de la pandemia, es de tal magnitud que el mandatario Lenín Moreno, se vio en la obligación de conformar una fuerza de tarea conjunta para enterrar a las personas fallecidas, sin embargo, no parece darse abasto.

Ante estos hechos, se han difundido diferentes vídeos en redes sociales de cómo los ciudadanos se despiden de los cuerpos por su propia cuenta.

En muebles, cubiertos con prendas de vestir o sábanas, muchos son rociados con gasolina y quemados en las calles, mientras que otros permanecen cubiertos a las afueras de sus hogares.

Cinco, diez, 15 horas y hasta días pueden pasar mientras los familiares esperan que las autoridades realicen el levantamiento.

En los materiales audiovisuales también se exponen los casos de las personas que mantienen a sus seres queridos que ya fallecieron dentro de sus hogares e imploran por ayuda a las autoridades manifestando que ellos tambièn poseen sìntomas. 

Enfrentamiento político

Darwin Jarrín, comandante de la Armada Nacional quién asumió el 30 de marzo la coordinación militar y policial para la provincia del Guayas, indicó que hasta el jueves 2 de abril - a más tardar- estarán enterrados todos los fallecidos de Guayaquil.

Pero lo ocurrido durante la última semana de marzo en la que más de 300 cadáveres según reseña BBC, fueron recogidos en distintos domicilios por la polícia ecuatoriana pone en duda si de verdad se podrá cumplir lo planeado.

"No retiran a los muertos de sus casas. Los dejan en las veredas, caen frente a hospitales. Nadie los quiere ir a recoger" aseveró Cyntia Viteri, alcaldesa de Guayaquil.

"No fuimos alarmistas, sino que pecamos de conservadores" manifestó el presidente de El Salvador, Nayib Bukele. 

Otras Noticias