Apagones arruinan a los larenses

Osman Rojas | LA PRENSA.- El sueldo se va en bom­billos. Los constantes apagones que se regis­tran en la ciudad (en pro­medio tres por semana) han puesto en jaque el bolsillo de las personas quienes ven cómo sus alimentos, electrodomés­ticos o aparatos eléctricos se dañan por la irregula­ridad del servicio.

?Pasé 24 horas sin luz y perdí los vegetales y las verduras que tenía en el congelador. La poca car­ne que quedaba se tuvo que hacer de una vez por­que se iba a dañar tam­bién?, relata Johana Men­doza, ama de casa que trabaja en la Zona Indus­trial.

Hernán Padilla, comer­ciante en el centro de la ciudad, ha sufrido en car­ne propia este fenómeno. El hombre asegura que, la semana pasada, visitó hasta en dos oportunida­des los comercios asiáti­cos en busca de bombi­llos pues los cortes ines­perados del servicio dejaron a oscuras su ca­sa.

?La calidad de los bom­billos no es la misma y ahora con cada apagón se queman. Yo en la sema­na hago 200 mil bolívares de ganancia y cada bom­billo me sale en 60 mil. No estoy haciendo nada aquí?, relata con amargu­ra.

Situación parecida es­tán atravesando los bode­gueros en la ciudad. La frecuencia con la que se registran apagones en el estado han dañado neve­ras y enfriadores convir­tiendo en poco rentable el negocio de comerciali­zar.

?El martes de la se­mana pasada se fue la luz y el servicio no se resta­bleció sino hasta el vier­nes en la tarde. Los refrescos se pusieron ca­lientes y dos pollitos que me quedaban se tuvieron que cocinar porque esta­ban verdes?, relató Mi­guel Giménez, bodegue­ro ubicado en El Cují.

El constante corte en los servicios eléctricos es justificada por las condi­ciones en las que se en­cuentra la empresa. Se­gún denuncian los trabajadores la Corporación Eléctrica Nacional (Cor­poelec) no tiene ni carros para atender las emer­gencias que se registran en la ciudad.

Tan dramática es la si­tuación que ahora mis­mo no hay ni personal para cubrir los tres tur­nos en los que, en teoría, debería trabajar la empresa. ?Hemos perdido calidad en el servicio que prestamos?, denunció Marcos Castro, trabaja­dor de Corpoelec.

A la cuenta Twitter del diario La Prensa han lle­gado diversas denuncias por los cortes inespera­dos. En menos de una se­mana este rotativo ha contabilizado por los me­nos 11 mensajes cuestio­nando la calidad del ser­vicio que presta la com­pañía eléctrica.

Otras Noticias