Un conductor ebrio acabó con la vida de dos jóvenes

logo170

Jennifer Orozco | LA PRENSA.- Se encontraron en la en­crucijada de El Trapiche y el choque fue mortal. Un joven conductor, presun­tamente en estado de ebriedad, se quedó dor­mido con el pie en el ace­lerador y chocó contra otro vehículo, donde via­jaban dos hombres que murieron en el sitio.

Eran las 6:00 de la ma­ñana de ayer y Franklin Betancourth (25) encen­dió su carro Renault 12, año 89 y arrancó a traba­jar como todos los días en la Línea San Rafael, como rapidito en la vía de El Trapiche de Tamaca. Como pasajero a las 6:30, en el asiento del copiloto se subió Alejandro Navas (38), quien iba a su traba­jo en una frutería en Ro­meral.

Cuando eran las 7:00 de la mañana Franklin y Alejandro iban por la vía que conduce de El Cují hacia Romeral. Mientras tanto un joven conducía una Eco Sport plateada. Según versión policial la camioneta iba a exceso de velocidad. Cuando el Renault tuvo su paso en la encrucijada de El Tra­piche la Eco Sport lo im­pactó fuertemente, pues su conductor no tuvo chance de reaccionar.

El golpe fue estruendo­so. El Renault azul eléc­trico dio tres vueltas so­bre su eje y terminó montado sobre la isla, mientras que la camione­ta quedó a 100 metros de donde chocó al carrito. Franklin y Alejandro sa­lieron expelidos por las ventanas del Renault y murieron en el sitio, am­bos por traumatismos craneoencefálicos.

De la camioneta, por las ventanas, lo único que salió fueron dos botellas, una de ron y otra de vod­ka, vacías y un vaso fuc­sia plástico con olor a be­bidas alcohólicas.

De la Eco Sport se baja­ron tres chamas corrien­do en sentido hacia la ur­banización Yucatán, ?que no pasaban los 18 años?, dijeron los testi­ gos, con vestidos cortos, descalzas y gritando. El chamo que iba de copilo­to también salió corrien­do, dejando al chofer res­ponsable solo dentro de la camioneta.

El muchacho, según testigos, se bajó deso­rientado y llevándose las manos a la cabeza, al ver cómo había quedado la Eco Sport y más aún cuando vio cómo quedó el vehículo que chocó. Se asomó a ver los cuerpos y trató de huir, pero la co­munidad lo detuvo y es­tuvieron a punto de lin­charlo.

En pocos minutos llegó una patrulla de la Policía Nacional Bolivariana, quienes detuvieron a Je­an Carlos Angulo de La Torre (23), conductor de la camioneta, quien se­gún reporte policial, pre­sentó positiva la prueba de alcoholemia. Estaba en estado de ebriedad y al parecer se había que­dado dormido tras el vo­lante.

Mientras tanto, otra co­misión de la PNB co­menzó el levantamiento del accidente. ?Levanten rápido antes de que lle­gue La Prensa?, repetía desde la patrulla el mu­chacho detenido.

Los cuerpos de Franklin y Alejandro, fueron tras­ladados primero al am­bulatorio de Tamaca, cer­tificando su muerte. Jean Carlos también fue lleva­do al mismo centro de salud, pues presentó un golpe en la cabeza y otro en la cara.

?Se lo llevó una patrulla de Polilara a toda me­cha?, dijo una familiar de Franklin en la morgue, quienes aseguraron ha­ber tomado las botellas, el vaso y fotos del acci­dente, con las cuales irí­an a fiscalía a exigir que Jean Carlos quede preso. Franklin tenía años tra­bajando en la ruta y era primera vez que sufría un accidente. Alejandro era de Duaca.

Otras Noticias