pagina-eventos

logo170

Visitas al manto son con alto riesgo

José Sequera | LA PRENSA.- Vi­si­tar el in­men­so mo­nu­men­to Man­to de Ma­ría que se ubi­ca en la avenida Cir­cun­va­la­ción po­dría ser un pa­seo de al­to ries­go y más si se in­gre­sa a es­te atrac­ti­vo tu­rís­ti­co con­du­cien­do en sen­ti­do este-oes­te.   Y es que el tra­mo de esta im­por­tan­te arteria vial que se ubi­ca en­tre el dis­tri­bui­dor El Uja­no y Ve­ra­ga­cha no tie­ne ni una se­ñal de pre­cau­ción pa­ra los cho­fe­res que tran­si­tan por allí.

Tras va­rios re­co­rri­dos que hi­zo el equi­po pe­rio­dís­ti­co de La Pren­sa en los tres ki­ló­me­tros don­de se en­cuen­tran los ac­ce­sos principa­les pa­ra el mo­nu­men­to ma­ria­no, la Man­ga de Co­leo y el res­tau­ran­te se pu­do cons­ta­tar las nu­las ad­ver­ten­cias de cru­ce que hay, la po­ca in­for­ma­ción so­bre re­duc­ción de ve­lo­ci­dad o avi­sos que se­ña­len la en­tra­da a es­tos si­tios, mien­tras que en la no­che se com­pro­bó que la ilu­mi­na­ción no exis­te y que ni ?o­jos de ga­to? (ta­chas re­flec­ti­vas) hay y que po­drí­an guiar al conductor en la carrete­ra.

?Es ne­ce­sa­rio que ha­ya más se­ña­li­za­ción en la Cir­cun­va­la­ción por­que una vía ex­pre­sa siem­pre ne­ce­si­ta de avi­sos so­bre los pe­li­gros que pue­den ha­ber en la ví­a, más si se en­cuen­tra en un te­rre­no tan irre­gu­lar co­mo en el que es­tá cons­trui­da?, opi­nó la in­ge­nie­ra Rosi­mar Gó­mez al con­sul­tár­se­le so­bre es­te tra­mo que des­de la aper­tu­ra del mo­nu­men­to ha pre­sen­ta­do al­tos ni­ve­les de trá­fi­co.

Gó­mez re­cal­có que la se­ña­li­za­ción, en cuan­to a las ve­lo­ci­da­des, son de prio­ri­dad por el in­cre­men­to de usua­rios que tran­si­tan por allí.

?Con­tro­lar el ki­lo­me­tra­je es bas­tan­te im­por­tan­te por­que las pro­ba­bi­li­da­des de ac­ci­den­tes de trán­si­to por ex­ce­so de ve­lo­ci­dad bajarí­an de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va?, di­jo.

Se­gún Ju­lio Gon­zá­lez, vi­ce­pre­si­den­te del Co­le­gio de In­ge­nie­ros de La­ra y ex­per­to en via­li­dad, el ries­go de es­ta par­te de la avenida Cir­cun­va­la­ción ra­di­ca en la ma­la con­cep­tua­li­za­ción y ubi­ca­ción de es­tos lu­ga­res en la ar­te­ria vial, pues cuan­do fue di­se­ña­da y finalmen­te cons­trui­da en 2007 no es­ta­ban nin­gu­no de los si­tios que aho­ra tie­nen en­tra­das y que no ga­ran­ti­zan ni un mí­ni­mo de segu­ri­dad pa­ra quien va­ya con su ve­hí­cu­lo.

Ade­más de lo ve­ri­fi­ca­do por La Pren­sa, Gon­zá­lez ex­pli­ca que la Cir­cun­va­la­ción pre­sen­ta otras fa­llas, co­mo es el mal es­ta­do del pavi­men­to en am­bos sen­ti­dos.

De­ta­lló que a la al­tu­ra de los sec­to­res Las Mar­ga­ri­tas, El Je­be y Los Li­ber­ta­do­res se ob­ser­van hue­cos en el as­fal­ta­do. In­clu­so, se ve que a unos re­cien­te­men­te se les tra­tó de re­as­fal­tar, pe­ro vol­vie­ron a abrir­se.

El ex­per­to ase­gu­ra que es­ta par­te de la Cir­cun­va­la­ción es­ta­ba di­se­ña­da pa­ra fa­llar en­tre 25 y 30 años, pe­ro un gra­ve pro­ble­ma ha acor­ta­do su vi­da útil.

?El de­man­dan­te trá­fi­co de ve­hí­cu­los de car­ga pe­sa­da ha­ce que ha­ya tan­tos hue­cos?, apun­ta Gon­zá­lez.

Re­ve­la que se ha po­di­do com­pro­bar que por allí tran­si­tan ve­hí­cu­los con car­ga pe­sa­da que ?so­bre­pa­san las 40 to­ne­la­das?, cuan­do lo má­xi­mo es en­tre 25 y 30 to­ne­la­das.

Otro pro­ble­ma que hay en es­ta vía es el ine­xis­ten­te alum­bra­do pú­bli­co, por­que en los 28 ki­ló­me­tros y me­dio que po­see la Cir­cun­vala­ción el tra­mo Po­lí­go­no de Tiro-Ve­ra­ga­cha no hay un so­lo pos­te. Si bien el in­ge­nie­ro ex­pli­ca que no es ne­ce­sa­rio que to­da es­ta vía es­té ilu­mi­na­da, con­sul­ta­dos por La Pren­sa di­cen lo con­tra­rio.

?Si es de no­che le di­go a mi es­po­so que no pa­se por allí por­que no hay ni un so­lo lu­ce­ro alum­bran­do y el ca­rro no tie­ne muy bue­nas lu­ces. Es que ni ojos de ga­to hay?, en­fa­ti­za Yu­lei­ma Pe­ro­zo, quien to­dos los dí­as tie­ne que via­jar des­de Ca­bu­da­re has­ta la Zo­na Indus­trial, y le gus­ta ir­se por es­ta ar­te­ria vial pa­ra aho­rrar­se tiem­po.

La­men­ta­ble­men­te, to­das es­tas fa­llas en la Cir­cun­va­la­ción han he­cho que el nú­me­ro de ac­ci­den­tes va­ya en au­men­to, es­pe­cial­men­te en zo­nas crí­ti­cas, don­de es­tos pro­ble­mas se acen­tú­an.

Una de es­tas zo­nas es el ac­ce­so ha­cia el Mo­nu­men­to Man­to de Ma­rí­a, don­de só­lo en los úl­ti­mos dos me­ses del año 2017 ocu­rrie­ron tres ac­ci­den­tes de trán­si­to con víc­ti­mas fa­ta­les, ade­más de que en la zo­na se pue­den ver mar­cas de fre­na­zos en cual­quie­ra de las dos di­rec­cio­nes.

Se pue­de mi­ni­mi­zar

Es­te pa­no­ra­ma, que pa­re­ce tan tor­men­to­so, po­dría me­jo­rar­se si ex­per­tos se abocan en arreglarlo.

Los in­ge­nie­ros civiles especialistas en la materia coin­ci­die­ron en que en­tre las so­lu­cio­nes pa­ra reducir los ries­gos en la vía es­tá prin­ci­pal­men­te la de me­jo­rar el as­fal­ta­do y co­lo­car re­duc­to­res de ve­lo­ci­dad.

?Hay que hacer un es­tu­dio a to­das las ca­pas de pa­vi­men­to pa­ra de­tec­tar el pro­ble­ma y ha­cer los cál­cu­los ne­ce­sa­rios pa­ra co­lo­car un as­fal­to que sí aguan­te bas­tan­te ros­ca?, ase­ve­ró Gon­zá­lez.

Mien­tras tan­to, la in­ge­nie­ra Ro­si­mar Gó­mez re­co­men­dó que los re­duc­to­res de ve­lo­ci­dad po­drí­an ser po­li­cí­as acos­ta­dos o ram­pas de fre­na­do.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Otras Noticias