Cuerpos de reos de Fénix se descompusieron en la morgue

Jennifer Orozco | LA PRENSA.- ?En esta morgue no hay nada. No hay cavas, no hay formol, no hay aire. Los cuerpos están tan hinchados y des­compuestos que son irreconocibles?, decía a todo pulmón una mu­jer entre un grupo fa­miliar, quienes sospe­chaban que el reo Luis Alejandro García era su ser querido.

Ellos llegaron ayer de San Felipe, estado Ya­racuy directo a la mor­gue del Hospital Cen­tral en Barquisimeto. Aseguraron no haber llegado antes, pues des­conocían que el joven de 29 años había falleci­do durante el motín ocurrido el jueves 17 de mayo.

Según información policial, la familia se enteró a través de fami­liares de otros reos, quienes al ver el nom­bre de Luis Alejandro en La Prensa, decidie­ron llamar a su mamá. La familia es de bajos recursos y no habían ni siquiera revisado los medios locales.

Supieron lo de Luis Alejandro el lunes, cua­tro días después del motín. Supuestamente, en ese momento la her­mana mayor del reo viajó hasta Barquisime­to, pero cuando pre­guntó le dijeron que los cuerpos los habían tras­ladado hasta la mor­guecita para ser enterrados en fosas co­munes pues estaban descompuestos.

?No tienen un mes, te­nían cuatro días ape­nas, en cuatro días de­jaron podrir el cuerpo porque aquí no hay ca­vas?, repetía la dama.Ese día, en medio de la confusión si los cuer­pos habían sido ente­rrados o no, la mujer se devolvió hasta San Feli­pe.

El personal de Cári­tas y la Pastoral Penitenciaria se encar­garon de que los cuer­pos fueran devueltos a la morgue para ser reti­rados por sus familia­res y llamaron a la her­mana de Luis Alejan­dro.

El martes estaban los cuerpos nuevamente en la morgue, ya con autopsias hechas, en­vueltos en bolsas ne­gras, pero totalmente descompuestos.Las moscas verdes y el fuerte olor nauseabun­do reinaban en la mor­gue. No sólo eran los cuerpos de los reos de Fénix, sino todos los demás cuerpos de muertes hospitalarias y violentas, porque no hay ni una sola cava operativa en la morgue.

?Si estaban esperando reconocimiento para retirarlos, porqué tení­an que dejar que se descompusieran. Eso es violatorio de los derechos humanos de los familiares, que ni po­drán dar el último adiós a los reos?, decía la representante de Cá­ritas.

En ese estado, ayer a mediodía, retiraron el cuerpo de Luis Alejan­dro, el cual fue llevado hasta San Felipe para poder sepultarlo donde reside su familia. Se desconoce cómo fue el traslado.

Otras Noticias