La persecución continúa .

logo170

Ágatha Reyes | LA PRENSA DE LARA.- La tesis de allanar la inmunidad parlamentaria de los diputados de oposición se ha vuelto constante desde que ganó la mayoría de curules en la Asamblea Nacional en 2015. Sin embargo en los últimos tres años "la persecución" ha aumentado, según explica el politólogo Radamés Graterol, quien señala que allanar la inmunidad es el as bajo la manga del gobierno de Nicolás Maduro.

El foco de atención se ha centrado en los diputados que durante este 2019 han sido señalados de traición a la patria, tal es el caso de Édgar Zambrano, Luis Florido y Américo de Grazia a quienes se le sumaron otros cuatro parlamentarios. Sin embargo, desde el 2017 con la llegada de la Asamblea Nacional Constituyente, este accionar se ha reflejado en quienes presiden el parlamento.

"Forma parte de la judicializacion de la política, quien se convierta en un estorbo para el gobierno es señalado a través de mecanismos del Estado", dice Graterol, recordando que en 2017 a Freddy Guevara la ANC levantó su inmunidad por participar en las manifestaciones antigubernamentales.

Lo mismo ocurrió con Gilber Caro y luego con Germán Ferrer, que luego de manifestar su descontento con las filas oficialistas fue acusado de dirigir una red extorsión por el gobierno de Maduro. Mientras que en 2018 la medida alcanzó a Julio Borges y Juan Requesens.

"El régimen lo que busca es acabar con la única institución legítima, pero no lo va a lograr", dijo Guillermo Palacios, quien no descarta que ante la debilidad en el chavismo, se busque desviar la atención.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias