Mercados arruinados por apagones

Ana Uzcategui | LA PRENSA de Lara.- La crisis económica y eléctrica ha representado un duro golpe para los comerciantes de los mercados municipales de Iribarren. De nueve dedicados a la venta de alimentos, seis registran la paralización de las operaciones a diario por lapsos de hasta cuatro horas cuando la energía es cortada sin previo aviso.

Lugares como el popular Mercado Terepaima ya no gozan del bullicio enérgico de los vendedores de verduras o víveres, porque ahora sólo se limitan a esperar que las personas se acerquen, miren la mercancía y si les alcanza el efectivo compran cantidades mínimas que a duras penas les permite mantenerse abiertos.

Josefina Vielma tiene 80 años de edad, la mitad de su vida la ha pasado a cargo de su negocio en el Terepaima, los estantes de su puesto lucen vacíos. Hasta hace dos años su bodega estaba surtida de harinas, azúcar, arroz, pasta, aceite, sacos de grano y café, ahora reposan sobre un mostrador dos cajetillas de cigarrillos que vende al detal.

"Yo quebré en 2017, pero no me quedo en la casa sin hacer nada para no morirme de hambre", relató la mujer al indicar que hay días que no agarra ni un bolívar por la venta de los cigarros. Junto a su negocio, está un local con la santamaría abajo. Contó que la dueña vendía granos, pero desde que comenzaron los apagones no se le ha visto la cara; y como ese, otros nueve locales permanecen cerrados.

"Acá se ha ido mucha gente; algunos vienen solo cuando consiguen mercancía, otros se desaparecen y dejan sus negocios abandonados, como no tenemos para acceder a créditos y los precios del Mercado Mayorista están por las nubes, quebramos", explicó Josefina, argumentando que hace siete meses el alcalde Luis Jonás Reyes prometió ayudarlos con financiamiento que todavía están esperando.

En peores condiciones se encuentra el mercado Bella Vista, donde los trabajadores de las carnicerías que están en la entrada ven pasar las horas de brazos cruzados, sin reses para la venta. "¿Cómo vamos a invertir tanta plata en carne si aquí se va la luz a cada rato?, ahorita lo que vendemos son retazos de carne, una res cuesta dos millones 500 mil bolívares y corremos el riesgo de perderla", narró Raúl Vivas encargado de un frigorífico.

El área de restaurantes también está afectada, Yaneth Salazar contó que la crisis ha sido más notoria desde el 2018. "Yo era panadera, pero desde que deje de conseguir harina tuve que vender almuerzos, cuando se me hizo difícil conseguir los alimentos me cambié a vender empanadas, ahora con este problema de la luz y la falta de gas no puedo vender nada", comentó mientras limpiaba su local para matar el tiempo.

Ella es parte de la Asociación de Comerciantes del Bella Vista, informó que de 45 locales que existen solo 17 se encuentran abiertos, los demás han quebrado. "La Alcaldía ve esta situación tan grave y no nos ayuda, lo que vinieron fue a inspeccionar amenazándonos con sanciones si vendían carne mala durante el apagón", refirió.

El San Juan también luce con poca afluencia de compradores, y son contados los vendedores que se mantienen trabajando días de semana por la poca oferta que se encuentra en el lugar, José Andrade es yerbatero, rememoró la época en que vendía velones, tabacos, plantas medicinales y condimentos. "Eso está muy caro, la mayoría de los artículos son importados y los proveedores cerraron, ahora tengo que vender lo que consiga", explicó José, quien se mantiene vendiendo paqueticos de plantas medicinales a mil bolívares cada uno.

De 195 locales que tiene el mercado San Juan, 17 han cerrado; 99 de estos puestos funcionan solamente los fines de semana y comercializan ropa, las áreas más deprimidas son los carnicerías, charcuterías y venta de víveres.

En el Altagracia, ubicado en la avenida 20 con 20, prácticamente ya no cuenta con el área de venta de alimentos. De 33 locales, cinco permanecen prestando servicios. "Los demás funcionan como depósitos, sus dueños se van por periodos largos ante la escasez de inventario", dijo José Medina, comerciante del lugar.

Poca oferta de frutas

Frutas como las fresas, moras y todas aquellas que requiera refrigeración dejaron de comercializarse en el mercado Terepaima, sus comerciantes relataron que aunque en el lugar se registra cada vez menos cortes eléctricos temen que ocurra otro mega apagón que los mantenga sin trabajar por varios días.

Los puestos de frutas dejaron de vender manzanas, peras, uvas y parchitas por lo costoso de su valor. "Ahora las frutas las comercializan en cestas de 20 kilogramos. Adquirir una de parchitas representa invertir 400 mil bolívares, es mucho dinero", dijo Juan Arroyo, comerciante.

[gallery link="file" ids="464747,464750,464749"]
Otras Noticias
Locales

Ecorally canino llega a Lara

| comentarios

Locales

Pacientes crónicos volverán a las calles

| comentarios

Locales

El estado Lara tendrá su propia mina de oro

| comentarios