Sujeto murió tiroteado en Barrio Lindo

Euseglimar González | LA PRENSA de Lara.- Tirado bocarriba, con los brazos extendidos y un tiro certero en el cuello fue la escena que tuvo que vivir la tía de Nikol Alejandro Tovar Vargas (23), ayer en la mañana apenas llegó a la vivienda y lo encontró muerto. Al parecer al chamo lo mataron a la 1:00 de la madrugada en Barrio Lindo, pero cinco horas después fue que sus familiares se enteraron de la trágica muerte.

Ayer en la madrugada vecinos de la calle 1 escucharon a los perros ladrar. y un señor decidió asomarse hacia la calle a ver qué estaba ocurriendo y presuntamente vio a cuatro tipos encapuchados subiendo las escaleras hacia el callejón 2.

Indicaron que veinte minutos después, aproximadamente, los perros dejaron de ladrar, pero en cuestiones de minutos escucharon varias detonaciones, describieron que primero escucharon una descarga de escopeta y a los segundos una ráfaga de tiros, y a los cinco minutos ya todo estaba "calmado", pero aún así se quedaron con la duda de qué pasó.

A las 6:00 de la mañana una tía de Nikol se fue a la casa porque vio que el bombillo estaba prendido y decidió visitarlos. Contaron que apenas entró al patio vio el cuerpo del chamo y comenzó a gritar desesperada y fue cuando la madre del chamo salió a ver qué estaba ocurriendo y vio que lo habían matado.

Sobre un charco de sangre, sin franela, con el cuello y parte de la cara ensangrentada estaba Nikol. Familiares lloraban desconsolados y sobre su crimen tienen más preguntas que respuestas. Antes de que los "petejotas" llegaran al sitio decidieron taparlo con una sábana para que los curiosos dejaran de mirar cómo había quedado.

Vecinos de la comunidad presumen que a Nikol lo llamaron para que saliera de la casa y allí fue cuando le dispararon, pues el joven sólo llevaba puesto unos pantalones color marrón. Esta versión tampoco la descartan los familiares, pues un allegado comentó que la víctima tenía problemas visuales y puede que haya salido sin percatarse quiénes eran los que estaban en el patio.

Una prima del joven contó que él estuvo en casa de una amiga, muy cerca del sector, hasta las 11:00 de la noche y de ahí decidió regresarse a su casa porque ya era tarde. Ayer en la mañana los familiares estaban conmocionados por la forma en la que murió el chamo.

Los parientes aseguraron que el chamo no tenía problemas con nadie, pero al mismo tiempo una de ellas soltó que en la "vida siempre hay enemigos ocultos".

"Ese muchacho era muy tranquilo y no se metía con nadie. Él lo que estaba haciendo era trabajar", comentó la prima del chamo, ayer en el sitio del suceso.

Se pudo conocer por vecinos de la zona que Nikol había estado preso y que hace dos semanas salió de la cárcel, pero se desconoce el delito en el que cayó, pues el chamo no duró ni un año detenido.

Funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc llegaron hasta la escena del crimen para iniciar con las investigaciones sobre el hecho y hacer el levantamiento del cadáver. Según fuentes policiales, los "petejotas" manejan el asesinato como un ajuste de cuentas, aunque las averiguaciones apenas están comenzando.

Durante la mañana el Cicpc trasladó el cuerpo del chamo hasta la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda y los parientes esperaban la orden de entregada del cadáver para poder darle sepultura.

Los familiares comentaron que Nikol trabajaba como técnico de celulares en el centro comercial Cosmo, en el este de la ciudad. Además de que el muchacho vivía junto a su mamá y su hermana menor, pues la otra estaba fuera del país.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias