"Maduro usa prácticas totalitarias"

 Ágatha Reyes | LA PRENSA de Lara.- Del neototalitarismo al totalitarismo clásico del siglo XX, dice el politólogo Nicmer Evans, que ha retrocedido el "régimen de Nicolás Maduro", pues a su juicio ha aumentado el uso de técnicas cubanas para evitar la protesta pacífica como la tortura y el castigo físico hacia el venezolano a través de los grupos civiles armados (colectivos) para así mantenerse en el poder.
Evans, quien se define como exchavista, asegura que una salida del poder de quienes ocupan Miraflores por consenso o por vía electoral, está alejada de la realidad, pues el uso "descarado" de las armas para generar terror , es la clara evidencia de que sólo buscan una confrontación entre pueblo que dé paso a una guerra civil. ¿El allanamiento a la inmunidad parlamentaria es la evidencia de que el chavismo no quiere diálogo o tensa la situación para negociar. Cuál es su impresión? No sólo es una evidencia de que no hay una voluntad de los que ostentan el poder de tener un proceso de diálogo para la resolución de conflictos que hay en el país, y ratifica que no tienen voluntad de que se produzca un cambio por la vía electoral. Porque el gobierno ha usado de forma sistemática la figura de la inhabilitación política hacia todo aquel que represente a la oposición. No suficiente con eso, usa grupos civiles armados llamados colectivos para el control social y terrorismo de Estado. ¿A qué juega Maduro al asegurar que no va a cambiar el modelo político a pesar de saber que ha fracasado? Ellos saben que tienen el monopolio de las armas, amenazan e incitan a una confrontación del movimiento armado contra un pueblo sin armas. Ya no hay ningún tipo de disimulo del gobierno de usar descaradamente a los colectivos homologándolos a los guarimberos, lo que pone en el plano claro el uso de la violencia para propiciar una confrontación armada y el interés puro de una guerra civil por parte de quienes ostentan el poder. ¿Qué gana el gobierno con una confrontación civil? Simplemente están usando una estrategia de guerra. Desde la hegemonía de poder quieren hacerle ver al otro que no puede llegar al plano de confrontación que ellos sí pueden generar. Pero eso también incita a que una oposición que está desarmada busque la forma de armarse, ellos están provocando la confrontación porque la violencia genera violencia. ¿Está Nicolás Maduro mostrando el rostro totalitario del gobierno bolivariano? Sin duda alguna. Durante 2018 hablé de neototalitarismo, porque el totalitarismo es el ejercicio autoritario del poder para el control hegemónico incluso del alma. El año pasado era controlar a través de la boca, bolsillo, bonos y amedrentamiento. Pero este año entró en una etapa de retroceso al totalitarismo clásico del siglo XX que se centra en someter, torturar y castigar. Hoy vemos cómo la práctica de quienes ejercen el poder es completamente totalitaria porque ya no son métodos indirectos de castigo sino que van directo al cuerpo a través de disparos y a través de la cárcel, tortura, ausencia de agua y electricidad. Es decir buscan un sometimiento absoluto al cuerpo lo que pone en evidencia delitos de lesa humanidad. ¿Por qué el gobierno retrasa detención de Juan Guaidó? La estrategia del gobierno es generar la zozobra, el amedrentar, infundir temor y amenazar para ver si la oposición retrocede y sobre eso afincarse para desplazar la ventaja que tiene la oposición por la conducción política bajo amplia movilización y apoyo internacional. Ellos buscarán primero esas vías para ir cercando, sin duda es una estrategia de guerra. El escenario de la detención no se puede descartar, pero el gobierno quiere una huida. ¿De materializarse la detención de Guaidó, qué puede ocurrir en el país? La detención sería la última provocación a la población venezolana de que tome la justicia por sus propias manos. El venezolano ha sido extremadamente tolerante y democrático en sus convicciones, la gente busca la resolución democrática a través del diálogo, de la movilización. Pero en el país hay cosas más graves que la posible detención de Guaidó, como el quedarnos sin luz, sin agua, sin los servicios públicos, y que la gente muera, pero el simbolismo desde el punto de vista político de detener a quien hoy es el líder opositor, acelera un proceso riesgoso para quienes están en el poder, porque pueden llegar a la anarquía que no favorece a nadie. ¿Cree que el gobierno saldrá por una negociación? Lo que todos queremos es que salgan de forma negociada. Pero el problema es que ellos están decididos a no salir y esto se evidenció el 20 de mayo donde hay una resistencia a procesos transparentes. Con estas acciones lamentablemente ellos están provocando que su salida sea por la fuerza, pero no debemos perder la esperanza de que el ímpetu que ha tenido la sociedad civil debe lograr el desgaste del único elemento que les queda para preservar el poder: la FANB. ¿Lo que ocurre en el país es una planificación del gobierno? No hay duda. La relación de control social está medida por el terrorismo de Estado. La función de quien usurpa el poder es mantenerse allí utilizando el mecanismo que sea. ¿Para qué debe prepararse el venezolano? Para luchar por el cese de la usurpación y lograr la transición que merece el país.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Lara suma 10 nuevos casos de coronavirus 

| comentarios