Odisea en Lara por efectivo

Ágatha Reyes | La PRENSA de Lara.- A las 6:00 de la mañana salió de su casa ubicada en Pueblo Nuevo hasta el Banco Fondo Común de la avenida Las Industrias. Su meta era lograr sacar al menos cinco mil bolívares en efectivo, sin embargo, la media hora que tardó caminando fue en vano, pues el apagón llegó primero.

Esta historia se ha vuelto repetitiva para María Delgado, una mujer de unos 56 años, que tiene poco más de una semana cazando las entidades bancarias para sacar el efectivo que le alcance para pagar pasajes y comprar comida, pero hasta la fecha no ha tenido suerte, pues al menos el 80% de la banca pública y privada en Iribarren permanece cerrada, producto de los constantes apagones que desde el 07 de marzo los ha dejado sin margen de maniobra para atender a una población urgida del efectivo, pues las fallas en puntos de venta son cada vez más frecuentes.

"Tengo más de 15 días en este plan, y cada vez que llego a un banco me dicen: no hay luz, no hay sistema o no hay efectivo", dice la mujer mientras esperaba sentada en la acera a que llegara la luz.

Contados son los bancos de la ciudad que cuentan con plantas eléctricas que le permitan mantener abiertas sus puertas para dispensar como máximo 6 mil bolívares, como en el Mercantil de la avenida Lara, cifra que según los guaros se convierte en una nueva burla en medio del caos en que se encuentra el país, pues sólo un kilo de arroz ya les cuesta Bs. 5 mil.

Pero la molestia es más grande en quienes acudieron ayer al Banco de Venezuela ubicado en la avenida 20 con calle 27, donde sólo les estaban entregando mil bolívares. "Para qué sirve, si acaso sólo para dos pasajes y listo", dijo Leidy Medina mientras hacia la cola.

En un recorrido hecho por el equipo de LA PRENSA, se pudo constatar que en el oeste de Barquisimeto sólo estaba abierto el BNC de la avenida Pedro León Torres, mientras que en el este de la ciudad sólo estaba activo el Mercantil de la avenida Lara y en el caso del centro, el Banco de Venezuela entregó mil bolívares y el Tesoro tres mil.

En el resto de los bancos tanto públicos como privados reinó la soledad y la oscuridad en las oficinas, pues a los trabajadores sólo les tocó cumplir horario a causa del apagón.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias