Búsqueda de agua en alza

Ana Uzcátegui | La Prensa de Lara.- Esto es una calamidad, ya no podemos vivir así, no hay luz, agua, comida. Piden que llevemos los muchachos a clases, pero no hay nada", exclamó desesperada Norbis Antoima en medio de una quebrada de la avenida Florencio Jiménez del sector Pueblo Nuevo, donde luchaba una batalla campal con otras 100 personas, para poder llenar su tobo de un tubo matriz de Hidrolara.

Empapada y en medio de empujones, Norbis junto a cuatro vecinas más tenían la meta de llenar un tanque azul de 600 litros que llevaron dentro de una camioneta, las féminas ya tenían una hora en esa faena y no llevaban ni la mitad del recipiente lleno.

"Cuatro familias decidimos unirnos y salir a buscar agua, tenemos que buscar agua para hacerle la comida a los niños ya que los cisternas no van a las comunidades", informó Luz María Torres habitante del sector Caribe uno.

Alejandro Moreno estaba siendo ayudado por dos de sus hijos, en un camión 350 portaba dos tanques pequeños de agua y unas cuatro pipas. "Esto lo hago para ayudar a mi comunidad, tuve que venir aquí porque los llenaderos no están trabajando. Eso es mentira que estén aplicando un Plan de Contingencia", expresó.

En un recorrido realizado por LA PRENSA DE LARA, se constató que las plantas de llenado de Hidrolara ubicadas en el oeste de Barquisimeto, como la Estación Jacinto Lara y San Juan, no estaban trabajando, tampoco se encontraba operativa la Estación Carabalí en Palavecino. Fue habilitado el Patio de Estanques El Tostao de Hidrolara que está situado en la Avenida Florencio Jiménez, allí se encontraban cargando cisternas del Plan de Atención Especial aplicado por la Gobernación.

"Nos piden que carguemos dos viajes de agua, uno para el Hospital Central y otro para un ambulatorio, pero hemos puesto la condición de que la tercera carga que hagamos la podamos vender en las comunidades", expresó Wilfredo Molleja, cisternero del oeste, quien comentó que por cada pipa de 24 litros de agua cobra 2000 bolívares en efectivo o dos artículos de primera necesidad en las comunidades, por un botellón de agua de 18 litros la gente debe pagar 500 bolívares en efectivo y el viaje completo del cisterna que equivale a 10 tanques de agua, justificó que el servicio es costoso porque es muy difícil obtener el líquido.

LA PRENSA intentó contactar vía telefónica al presidente de Hidrolara Numas Colmenares para que informará las razones por las cuales las Plantas de Llenado se encontraban cerradas ayer, pero fue imposible la comunicación.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias