Iglesia se mantiene frontal ante la defensa de DD.HH

logo170

Ágatha Reyes | La Prensa de Lara.-  Frontales. Así se mantiene la iglesia católica ante las violaciones a los derechos humanos en Venezuela por parte del gobierno de Nicolás Maduro. Las amenazas o persecución de la cual han sido víctimas altos jerarcas de la iglesia no ha frenado que de sus labios broten frases de rechazo a las políticas aplicadas por el gobierno a quien desde la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) señalan de llevar al pueblo a la miseria.

La escasez de alimentos y medicinas, el deterioro de los centros hospitalarios, el aumento de la pobreza y desnutrición a nivel nacional, la criminalización de la disidencia y ahora la grave falla en servicios públicos, evidenciado en el apagón de más de 100 horas en el país, ha sido condenado por los religiosos que han manifestado que "el régimen tiene la obligación de atender las necesidades de la población".

Según Monseñor Baltazar Porras, arzobispo de Mérida, "la desobediencia civil también es un derecho" al cual puede recurrir el pueblo para mostrar su descontento por el deterioro continuo de la calidad de vida y exigir que quienes retienen el poder den respuestas a las dificultades, sin embargo, aclara que la protesta debe ser en el marco del reclamo pacífico, el mismo que debe venir también por parte de los cuerpos de seguridad que "no están para cuidar a representantes del Estado, sino al ciudadano".

El religioso ha denunciado el uso de civiles armados para reprimir al pueblo, lo que asegura aumenta la tragedia que se vive en el país pues estos grupos "hacen de las suyas sin que los órganos de seguridad actúen" dijo Porras. Esta denuncia también fue hecha por la alta comisionada de la ONU Michelle Bachelet, pues durante la presentación del informe sobre Venezuela, rechazó la criminalización de la protesta en el país.

Ante el aumento de las violaciones a los DD.HH, los obispos mantienen sus voces en alto. Monseñor Mario Moronta, obispo de San Cristóbal, precisó que la libertad del venezolano ha sido sometida a una "ideología deshumanizante", donde la crisis social se agiganta paso a paso, mientras el gobierno niega la tragedia del pueblo. A su juicio, quienes están en el poder buscan la "desolación, desesperanza y debilitamiento en las fuerzas que sustentan y sostienen a la persona humana", es decir, un pueblo sumiso aun cuando el derecho a la vida no esté garantizado.

Además de denunciar las violaciones a los DD.HH los prelados también han sido enfáticos al decir que quienes vulneran la vida con el uso de la violencia "merecen el castigo humano y divino" por lo que no están de acuerdo con la oferta hecha por el Papa Francisco a finales del 2018, de que el vaticano se convirtiera en mediador entre el gobierno y la oposición en una mesa de diálogo, pues consideran que la intención del gobierno es prolongar su tiempo en el poder y por consiguiente la agonía del pueblo. Por el contrario abogan porque en el país se produzca un cambio de modelo, donde el sistema sea de verdadera solución a los problemas.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Otras Noticias