Comisión mostró poca sensibilidad

Osman Rojas | La Prensa de Lara.- La sensibilidad es una palabra que, aparentemente, no manejan muy bien los cuatro comisionados de derechos humanos que vinieron al estado Lara en representación de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Según información que maneja el equipo reporteril del diario LA PRENSA los visitantes internacionales mostraron muy poca sensibilidad en medio de las entrevistas a personas afectadas por el Gobierno de Nicolás Maduro pues, sin importar lo conmovedora de la historia, los investigadores se limitaban a decir sí o no.

Aunque se sobreentiende que los comisionados están entrenadas para no desarrollar ninguna conexión emocional con los afectados, algunas de las personas entrevistas por la ONU explican que en un principio los afectados contaban sus historias a los comisionados que se dedicaban a tomar nota sin mostrar mayor empatía. Si las personas entrevistadas empezaban a llorar ellos esperaban a que se calmara para continuar con el cuestionario y poder pasar a hablar con otro afectado.

Según pudo conocer este medio de comunicación las preguntas realizadas por los comisionados de la ONU eran bastante puntuales. ¿Cuánto ganas?, ¿Cuánto gastas en alimentos? eran las preguntas que con mayor frecuencia hacían las personas.

Los comisionados tocaban temas muy puntuales. Si las personas estaban fallas de peso les preguntaban cómo hacían para alimentarse. Si estaban enfermas preguntaban por sus medicamentos y si tenían o tuvieron algún familiar hospitalizado los visitantes internacionales interrogaban sobre lo que tenían que comprar y cómo pasaban las noches en los recintos de salud.

Luego de hacer las entrevistas los comisionados agradecían el tiempo que el entrevistado les había dedicado. Las personas también mostraban su agradecimiento pero no más de allí. Los informantes aseguran que los comisionados no se comprometían a ayudarlos pues se limitaban a decir "vamos a ver que pasa".

Otra de las cosas que llamaba poderosamente la atención era la seriedad de los visitantes mostrada incluso con los anfitriones pues, cuentan fuentes ligadas a LA PRENSA que no aceptaban ni comida ni pasapalos de ningún tipo.

Las entrevistas eran hechas en libretas sencillas. Sólo uno de los comisionados tenía laptop. Con cada entrevistado los visitantes se tardaban entre 5 y 15 minutos dependiendo de la historia contada. Las personas que tenían relación con algún hospital eran los que más tardaban en las entrevistas y es que, aparentemente, los representantes de la ONU estaban muy empapados con ese tema.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Rehabilitan pueblo de Santa Rosa

| comentarios