Guaros fueron en viacrucis para recolectar agua

María B. Jordán | La Prensa de Lara.- En cada rincón de Lara, donde exista un chorrito de agua, se nota el desespero de los guaros. Una de las terribles consecuencias que ha dejado el apagón en Venezuela es que brote la zozobra por la escasez del líquido. La situación está tan crítica que hasta en el Río Turbio, llenaderos y quebradas las personas están colectando agua.

Para cocinar, bañarse y asear las casas buscan el agua. En la estación de bombeo Carabalí que está en la carretera vieja Yaritagua se ven muchas personas caminando porque ya no podían vivir otro día más como los camellos.

Por lo menos 15 cisternas se encontraban en el llenadero esperando su turno para cargar agua, algunos para venderla y otras para ayudar a su comunidad, dijo José González, quien se encontraba organizando la cola.

?Esto va a colapsar muy pronto?, aseguró González, enfatizando que era el único lugar que hasta ayer estaba surtiendo de agua a Barquisimeto y Cabudare. ?Esto es un pozo y de aquí sacamos agua porque ya la gente no aguanta?, dijo el hombre asegurando que se trata de que ese líquido no estaba tratado y no era potable.

En un lado estaba una pluma de agua y la gente se agachaba para recoger agua en botellones y tobos para llevárselos en carros y camionetas.

Allí también se encontraba una camioneta que por lo menos hace tres viajes diarios para surtir de agua a los vecinos de la Ruezga Norte. ?Él nos hace el favor y nosotros aquí lo esperamos, cada quien se lleva su tobito? aclaró Daniel Ramos, quien se encontraba esperando su turno en la cola.

LA PRENSA recorrió los llenaderos del kilómetro 11 vía Quíbor y el de San Juan y los vecinos comentaron que los cisterneros fueron ayer a llenar sus camiones, pero se encontraron con la sorpresa que no estaba saliendo ni una gota de agua y se tuvieron que devolver secos.

Otras Noticias