En el Trompillo sufren para buscar agua

Ágatha Reyes | La Prensa de Lara.- Todos los días baja el ce­rro hasta la estación de bombeo de El Trompillo, en busca de agua. Sus acompañantes son dos nietas de 8 y 10 años, más tres tobos que a dia­rio llena hasta el tope pa­ra intentar suplir la ca­rencia del vital líquido que escasea desde hace un año.

Carmen Jiménez, una mujer de unos 58 años y con problemas en la cin­tura, reside en el sector Colinas de El Trompillo. Ella al igual que unas 360 familias debe llegar hasta la estación de rebombeo para sacar agua del pozo, pues la presión es baja y sólo una vez al mes el agua logra correr por las tuberías de su casa.

?Primero era cada 8 dí­as, después cada 15 y ahora si acaso llega una vez al mes. Nos tienen como camellos?, dijo cansada por el peso de los tobos. En el pozo más de una familia se acerca y en ocasiones deben ha­cer una larga fila para es­perar su turno.

?Esto es lo que vivimos a diario y nadie viene a darnos una solución?, soltó Luis Zambrano mientras hacía fuerza pa­ra alzar con un mecate uno de los dos baldes que debe llenar todos los días para mantener un poco de agua para cocinar, ba­ñarse y mantener su ho­gar en buen estado.

En El Trompillo se ha vuelto cotidiano ver a mujeres con carretillas full de perolitos con agua, niños que usan sus patinetas como transpor­te para ayudar a subir los baldes que en ocasiones acumulan 16 litros de agua y ancianos que a pe­sar de las dificultades re­corren largos caminos llevando a rastras las pi­pas.

Según cuentan los mis­mos vecinos, represen­tantes de la hidrológica han acudido en varias oportunidades sólo con promesas, pues las solu­ciones no llegan.

?Lo últi­mo que nos dijeron es que no nos quejemos porque nosotros no paga­mos agua y nos toca es­perar quién sabe hasta cuándo para que nos den una solución?, dijo Zam­brano, molesto de tener que hacer magia para te­ner horas de tranquili­dad.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Locales

Vecinos de Chirgua suman más de 15 días sin luz

| comentarios