Cloacas causan caos en San Rafael

Lorena Rojas | La Prensa de Lara.- ?Yo venia caminando solo y al pasar unas cua­dras me doy cuenta que ya vengo acompañado. Na?guara un pupú es lo que traía en el zapato? así contó el señor Junior Se­govia quién es uno de los más afectados por el des­bordamiento de las cloa­cas ya que en su casa no puede ni bajar la poceta porque se le devuelve to­do.

El colapso de las cloacas se suscitó en la Av. Gi­llermo Alvizu entre calles 1 y San Rafael de Cabu­dare centro, justo al fren­te de la Embotelladora Terepaíma, donde los que estaban recargando el agua se sorprendieron con la situación .

Las cloacas tienen apro­ximadamente un mes ta­padas para algunas casas del sector pero desde el día lunes fue que comen­zó el gran dolor de cabe­za de la comunidad, pues afirmaron que primero comenzó saliendo poqui­ta agua pero ya para el día viernes que el equipo de LA PRENSA hizo el reco­rrido salía un río de pupú por toda la calle.

Los vecinos a manera de alertar a los carros para que no caigan en la cloa­ca colocaron algunos cau­chos alrededor pero lo que ha hecho es que el excremento se acumule kilos y kilos de excre­mento entre ellos, ade­más de un olor bastante peculiar, se desprende un gas fétido que no es como el ?común? de las cloacas colapsadas.?Intentamos que las clo­acas no llegaran a ese punto pero no pudimos hacer nada hasta coloca­mos los cauchos para que los carros estén alertas? expresó Luis Fernández.

El colapso recorre más o menos una cuadra y se esparce por lo menos unos 2 metros de ancho en todo el asfaltado, ésta desemboca es en una de las alcantarillas de la es­quina y es porque los mismos vecinos decidie­ron ?meterle mano? para que está tuviese un desa­güe.

?Nosotros como co­munidad tuvimos que meter la mano porque mire como tenemos toda la calle llena de esta con­taminación, ya los niños no pueden ni salir a la ca­lle a jugar, todos nos la pasamos encerrados? acusó Isabel Martínez quién iba caminando con ?cuidadito? para no pisar el pupú que quedó por el desbordamiento.

Los vecinos detallaron que ya han hecho los re­portes correspondientes a Hidrolara pero estos se hacen los locos antes la crítica situación por no tener insumos ?nos dije­ron que solo tienen una cuadrilla y que tenemos que esperar porque están haciendo unos arreglos en otros sectores? afirmó Jorge Fermín.

Gracias a la contamina­ción que produce tener el pupú en toda la calle a los niños y abuelos se les ha desarrollado principios de bronquitis ?Esto es anti higiénico, a mi hijo se le comenzó a desarro­llar una enfermedad res­piratoria el pediatra nos dijo que podía ser una bronquitis? comentó Jo­sé Troncoso y no sola­mente enfermedades respiratorias sino que las casas están cundidas de moscas y zancudos don­de uno de los más afecta­dos son las personas alérgicas ya que se les ha producido rosetas en la piel.

?Tenemos que co­mer encerrados en el cuarto porque el olor no se aguanta, mis necesi­dades las tengo que ir a hacer en otras casas que tengan pozo séptico por­que todas por aquí están colapsadas? aseguró Jua­na Hernández quién por la boca de visita que tiene en la entrada se le des­bordó el agua por toda la casa. ?Cuando se desbor­dó el agua por toda la ca­sa de broma no nos salió un pescadito, tuvimos que romper una de las paredes del patio para que esta bajara porque no tiene desagüe y lo pe­or es que tenemos el fo­gón ahí a lado de esa co­chindad porque desde hace más de un mes esta­mos sin gas? manifestó Junior Segovia.

Sin opciones.

En medio de la recolec­ción de datos del equipo reporteril de LA PREN­SA se observo como esta­ba un señor de aproxima­damente 40 años llenan­do sus perolitos de aguas negras para poder beber y lavando algunas pren­das de vestir con sus piernas hinchadas, rojas y con ronchas en la piel?Miré a ese señor como está recogiendo agua porque en su casa no le llega ni un hilito de el vi­tal liquido? lamentó José Troncoso quién también comentó que en la ciu­dad hay muchos botes de aguas blancas que se desperdician a diario.

El llamado que hacen los habitantes de la co­munidad es que tanto Hidrolara, Imaupal y el cuerpo de bomberos puedan acercarse a brin­darles una ayuda para limpiar la calle y solven­tar la situación ya que se ven afectadas por lo me­nos unas 100 familias que viven en la inmundi­cia, los zancudos y el mal olor por el colapso.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias