Rapto termina en muerte

Euseglimar González | La Prensa de Lara.- Un cambio de luces de un vehículo fue la clave para saber qué algo estaba ocurriendo. Par de choros ?pegaron? a un exconcejal de Yaracuy para robarle su carro, lo raptaron y cuando lo llevaban en un taxi Orinoco por la población de Aroa una comisión de la FAES se percató de la señal, se inició una persecución que terminó en Duaca, municipio Crespo, con un saldo de dos abatidos.

Ronald Chirinos Peña (25) y Edicxon Manuel Arrieche (19), supuestamente, llegaron ayer a las 7:30 de la mañana a una parada en donde estaba el exconcejal. Este lugar se ubica en el sector La Ocho en Yaracuy y allí la víctima se para todas las mañanas para hacer sus carreritas.

Los maleantes interceptaron al hombre y lo obligaron a montarse al vehículo. Le indicaron que lo manejara, mientras uno de ellos se montó de copiloto y el otro en el asiento de atrás.

Detallan las fuentes policiales que los delincuentes llevaban bajo amenaza de muerte a la víctima y que cuando transitaban por Aroa, el exconcejal se percató que una camioneta de las FAES se le acercaba en sentido contrario y fue allí cuando le hizo la señal con las luces.

El funcionario al volante le respondió también con un cambio de luces, pero observó que el Orinoco iba a toda velocidad lo que hizo que cambiara la dirección de la camioneta y siguieran al exconcejal.

La persecución duró, aproximadamente 40 minutos. Los tipos, al parecer, le exigían a la víctima que acelerara más para poder escapar de los funcionarios y al llegar a Duaca trataron de evadirlos.

El exconcejal por órdenes de los malandros condujo el Orinoco hasta la plaza de Duaca y en ese momento los policías le dieron la voz de alto, pero el carro seguía en marcha. Vecinos de la zona explicaron que en ese instante se escucharon varias detonaciones, pues los funcionarios trataron de detener el carro con tiros, pero no lo lograron.

Los choros lograron escapar por unos segundos del grupo de la FAES y se fueron hasta la carrera 4 con calle 7 y vieron que el parque bosque Barro Negro estaba sin portón y por allí ingresaron con el carro. La zona de ese lugar es boscosa y a mitad de camino, unas piedras de una quebrada seca interrumpieron la escapada de los malandros con la víctima.

La comisión de policías logró avistarlos y llegó hasta donde estaban los tipos. Aunque los uniformados dieron la voz de alto, uno de los delincuentes, supuestamente, abrió fuego con una escopeta, pero la FAES repelieron la acción y dispararon, originándose un tiroteo.

Durante la plomazón, uno de los hampones logró evadirse y salió corriendo hacia el monte y de inmediato un policía lo persigue.

El delincuente corrió 100 metros y se escondió entre arbustos. Cuando el policía estaba cerca de donde él estaba, el hampón quiso atacarlo y, aparentemente, con un revólver calibre 38 lo apuntó, pero el funcionario fue más rápido e hirió al malandro en el tórax; este trató de correr, pero a los metros se desplomó.

A Ronald y a Edicxon los trasladaron malheridos hasta el Hospital de Duaca, pero luego de ser ingresados murieron. Mientras que a la víctima del rapto también lo llevaron a chequeo médico y se pudo conocer que se encontraba en buen estado de salud.

Vecinos de la comunidad estaban en los alrededores del parque sorprendidos por lo que había ocurrido. Aseguraron haber escuchado más de 10 detonaciones y al principio no sabían qué pasaba y luego se enteraron que par de choros traían raptado a un hombre.

Al sitio del suceso llegaron funcionarios del Eje de Homicidios del Cicpc para hacer las experticias del hecho y colectar las armas de fuego, que quedaron en el sitio como evidencia, mientras que el parque estuvo rodeado y custodiado por funcionarios de las FAES y PNB.

Los dos hombres presentaron registros policiales por robo genérico y ocultamiento de arma de fuego. Al parecer los chamos eran de Yaracuy.

Vecinos de la zona contaron que el parque se convirtió en un botadero de basura, además de un escondite para los delincuentes.

Otras Noticias