Riña entre pareja termina en desgracia

Euseglimar González | La Prensa de Lara.- Gritos de desesperación escucharon vecinos del caserío La Mina, en la pa­rroquia Anzoátegui del municipio Morán, y lue­go un silencio sepulcral alarmó a la comunidad, quienes sabían que algo malo había ocurrido.

Eran las 6:30 de la tarde del lunes cuando un fa­miliar se acercó a la vi­vienda y vio a Carmen Cecilia Soto Terán (42) bañada en sangre y a unos 150 metros a Alber­to Ramón Ramos (39) en las mismas condiciones.

La pareja de casados, al parecer sostuvo una fuerte discusión dentro de su casa y fue cuando el hombre agarró un cuchi­llo y se abalanzó contra ella, quien también se defendió y agarró otro cu­chillo, ambos comenza­ron a forcejear y se hirie­ron mutuamente. Car­men recibió múltiples heridas en su cuerpo, mientras que Alberto so­lo recibió dos heridas mortales, una en el pe­cho a la altura de la tetilla y otro en el abdomen.

La riña fue tan brutal que ambos se apuñala­ron hasta morir y según fuentes del Eje de Homi­cidios del Cicpc se mane­ja el hecho como un homicidio-femicidio y que las causas sería pa­sionales.

Una vecina de la comu­nidad al escuchar los gri­tos de Carmen se fue co­rriendo hasta la casa del hermano de Alberto y le comentó que en la vi­vienda estaba pasando al­go, pues escucharon un alboroto. El hombre se dirigió hasta allá de in­mediato y fue cuando se encontró con la lamenta­ble escena; estaban los dos muertos.

Vecinos de la comuni­dad contaron que a las 6:00 de la tarde vieron a ambos entrar a la casa y se veían tranquilos, pero minutos después escu­charon los gritos desga­rradores de la dama.

A la escena del crimen llegaron funcionarios del Cicpc para hacer las ex­perticias del hecho y pre­suntamente, colectaron como evidencias dos cu­chillos de cocina, con los que la pareja riñó. Los cuerpos fueron traslada­dos hasta la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda.

La familia de Alberto contó que no saben qué pudo haber ocurrido, pues tenían más de cinco años de relación y dos ni­ñas. El padre de Alberto detalló que ellos no habí­an tenido problemas en días anteriores y que él no era celoso.

Para la familia de Alber­to hay más preguntas que respuestas de qué pudo haber pasado. Ase­guraron que ellos eran una pareja estable y que se veían muy felices.

Durante la mañana de ayer llegaron varias com­pañeras de trabajo de Carmen, quien era profe­sora, estaban asombra­das por lo ocurrido y solo lloraban por su triste par­tida.

?Le pido a Dios que lle­ne de mucha paz los co­razones de tus seres que­ridos, que hoy te ven par­tir de la peor manera, ningún ser humano me­rece ser atacado, ser vícti­ma de la violencia?, es parte de un escrito que publicó en Facebook, una alumna del liceo en donde trabajaba Carmen en El Tocuyo.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias
Sucesos

Un comerciante fue asesinado en la Ruezga Sur

| comentarios