Crisis saca las proteínas del menú de los reos

logo170

Jennifer Orozco | La Prensa.- ?Sin tono muscular y con cuadro de desnutri­ción? son las primeras lí­neas de un diagnóstico médico hecho a un reo de Uribana, quien supuesta­mente tiene tuberculosis, pero que apenas ayer le estaban haciendo los exá­menes.

La madre del reo de nombre ?Josué?, cuenta que desde hace unos 9 meses en el penal le es­tán dando solamente ver­duras. ?No les dan arroz dañado como dicen o pasta piche. Pero lo único que comen es verduras y frutas, sin nada de car­ne?, contó la madre del preso.

La señora revela que lo que más le dan es yuca, auyama, lechosa y naran­ja. Pero el nutricionista del Hospital Central le indicó que al chamo le hace falta comer proteí­nas, pues sin músculos no tiene casi cómo soste­nerse de pie.

?El doctor me explicó que para que Josué pue­da levantarse y caminar bien necesita comer pro­teínas y de eso no tienen nada en el penal?, denun­cia.

La misma señora indica que hace dos semanas en la cárcel, durante una vi­sita, le dijeron que podía llevarle comida extra al reo, además de algún complemento vitamínico que le pueda ayudar a mejorar su salud.

?Me dijeron que le po­día llevar fororo, avena, leche, Ensure, fórmula de niños, carne, pollo o sardinas, una o tres veces máximo a la semana para que se pueda recuperar, porque de la tuberculosis no saldrá si no sube de peso y recibe una mejor alimentación?, contó la doña secándose las lágri­mas.

La madre está haciendo el esfuerzo de llevarle un poco más de comida a pe­sar de los costos. ?La últi­ma vez le llevé sardinas, y el kilo me salió a Bs. 4 mil, pasta medio kilo en 10 mil, caraotas el kilo a 35 mil y un cuarto de po­llo ya cocido que me salió en 26 mil. Lo hago por­que quiero que se recu­pere, pero el Ministerio Penitenciario debería meter la lupa y ver qué están haciendo con la co­mida en el penal?, pro­testa la mamá.

Una fuente interna de Uribana contó que el ca­mión de las verduras y frutas llega dos veces por semana, martes y viernes o miércoles y sábados. Comentó que las cocine­ras se inventan una para cocinarles algo a los reos, pues no cuentan con sal ni aceite para hacerles al­go diferente y por eso siempre les dan las ver­duras sancochadas.

Desde hace un año y medio a la cárcel no llega ni pollo ni carne de nin­gún tipo y tampoco la carne de soya que se esta­ba utilizando para sustituir las proteínas anima­les.

Lácteos tampoco consu­men, pues está prohibido ingresarlos al penal por su facilidad para traficar drogas, pero desde hace dos semanas están ha­ciendo la salvedad con los reos que sufren de tu­berculosis, para que pue­dan consumirlos. Han permitido la entra­da de galletas y pan, también prohibidos.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

qr-app

Otras Noticias