"Queremos un cambio sin sangre"

Ágatha Reyes | La Prensa de Lara.- Para Edgar Zambrano, diputado a la Asamblea Nacional, Venezuela está próxima a un cambio político, que debe ser respado por el pueblo y las Fuerzas Armadas. Aclara que cada acción debe estar guiada por la constitución para evitar un estallido social.

?No queremos en Vene­zuela un baño de sangre, ni guerra civil. Queremos un cambio de modelo político en los términos fijados en la constitución? lo suelta el di­putado a la Asamblea Na­cional por Acción Democrá­tica, Edgar Zambrano, quien precisa que en una eventual transición política, debe evitarse a toda costa un enfrentamiento de pue­blo contra pueblo que solo generará mayor caos en el país.

El primer vicepresidente del parlamento señala que la vía para un cambio de go­bierno debe estar enmarca­da en la constitución de la república, a pesar de que és­ta es pisoteada e inutilizada por un gobierno al que cata­loga como usurpador, pues desde la AN desconocen los comicios del 20-M.

Insiste en que las acciones que se tomen desde las ins­tancias políticas, no pueden estar guiadas por el radica­lismo, ni por espejismos que dan falsas expectativas a la gente, considera que es el momento para ?volver a enamorar? al ciudadano que desconfió de la dirigen­cia tras los errores del 2017.

¿Qué opinión merece que el gobierno convoque una marcha para el 23-E al igual que la AN?

Si eso transcurre dentro de las normas de la civilidad y es un acto de carácter político tienen derecho. El gobierno pretende medir la fuerza de oposición con el aparato de gobierno, bueno vamos hacer las concen­traciones en los términos de la Constitución. No queremos en Venezuela un baño de sangre, ni guerra civil. Queremos un cam­bio de modelo político en los términos fijados en la constitu­ción y eso es lo que estamos la­brando y proponiendo al país.

¿Con esta convocatoria no se estaría propiciando un escenario para un en­frentamiento de pueblo contra pue­blo?

Eso sería una responsabilidad del gobierno, un acumulado a la descomposición que tiene el gobierno y a los expedientes que se han elaborado dentro y fuera del país, tanto la Corte Penal Internacional como en la Haya. Allí también está el Esta­tuto de Roma y todo el anda­miaje jurídico que debe activar­se si el gobierno insiste en una confrontación.

El parlamento se apegó al 233, 333 y 350 de la Constitución ¿ahora qué viene?

El presidente de la AN ha expre­sado el escenario para hacer eficiente y útil en el tiempo los artículos de la Constitución. Una es el acompañamiento de los ciudadanos y segundo de los militares, eso forma parte de las acciones para que la consti­tución sea nuevamente hábil frente a un gobierno de facto, tenemos una constitución in­hábil y que se violenta de forma permanente. Guaido de forma inteligente dicta estos dos ele­mentos que aliados a la difícil situación del país, consolida los pasos para que estos artícu­los puedan usarse sin proble­ma.

Desde que fueron juramentados Juan Guaidó ha realizado exhortos a la Fuerza Armada Nacional. ¿Cree que los militares apoyarán una even­tual salida de Maduro?

Los militares estuvieron bailan­do el 22 de enero con el dicta­dor y el 23 de enero del 1958 to­maron la acción correcta que marcó la historia. La situación hoy es más gravosa. Aunado al ejercicio de la usurpación, está la crisis que agobia al pueblo. Hay que dejar claro que no que­remos una sonada, un cuartela­zo o algo similar, porque ya sa­bemos como termina la histo­ria, se ha demostrado en el continente que no son los mili­tares la solución para la con­ducción y redención de los pue­blos.

¿Es real la fractura que desde la opo­sición dicen que hay en la FANB? Mu­cho se dijo sobre la supuesta solici­tud de Padrino López a Maduro para que renunciara y todo quedó en los medios...

Durante el ejercicio de gobierno de Hugo Chávez había un solo militar preso, el general Raúl Isaías Baduel y ahora durante el mandato de Nicolás, están en prisión cerca de 160 militares con la novedad que un grupo importante es de alta gradua­ción y muchos generales de la Guardia Nacional. Cuando en una sociedad hay presos políti­cos civiles y militares, algo está pasando en el país y cuando esas cosas empiezan a mani­festarse como síntomas de la conducta de un gobierno que violenta las leyes constitucio­nales y los derechos políticos del ciudadano, algo está pasan­do.

¿Los militares apuestan a un gobier­no de civiles o de militares?

La constitución es muy clara, obediencia al poder civil. La Ley Orgánica de las Fuerzas Arma­das, tiene perfectamente des­critas las funciones o cualida­des de actividad que debe desa­rrollar el componente armado de la nación, entre ellos la de­fensa de la nación, su soberanía y respeto al territorio nacional, que no es precisamente lo que vivimos con la presencia de cuerpos irregulares en nues­tras tierras, formados entre Ba­rinas, Táchira, Zulia, Amazo­nas, Bolívar y Apure, con la pre­sencia del narcotráfico y grupos como el ELN que atentan contra gobiernos legítimos co­mo en el hermano país.

¿Están dadas las condiciones para un cambio de gobierno?

Estamos obligados a construir el escenario para que en el mo­mento se logre la transición y crear un banco de leyes que for­mara parte de la recuperación de la institucionalidad y que van a imprimir dinamismo al poder económico nacional y que va en definitiva a crear las condiciones para que el cambio político se de en el menor plazo. Esas leyes ya las tenemos en el banco y son la arquitectura pa­ra la transición.

¿Cómo hará el parlamento para que Guaidó cumpla realmente las funcio­nes presidenciales cuando Nicolás Maduro permanece en el poder?

Las leyes serán cumplidas una vez se logre esa transición, y que este modelo político sea abolido por la decisión del pue­blo. El problema es que el go­bierno insiste neciamente en imprimir nuevos fracasos al que ya tiene hacia los venezola­nos con el modelo político que han colocado. Las políticas pú­blicas no tienen ciencia, la eco­nomía es un desastre total.

¿Catalogar a Maduro como usurpa­dor no es generar falsas expectativas a la gente?

No, el pueblo está claro en que este es un gobierno usurpador y que no fue electo en un proceso constitucional. Hoy esta­mos dando los pasos nece­sarios para lograr recuperar esa democracia y que el pueblo pueda realmente es­coger a sus autoridades y no que sean impuestas.

¿Cómo recobrar la con­fianza ciudadana para que respalden al parlamento cuando en cinco años no ha mostrado contunden­cia en las acciones contra Maduro?

Así como tuvimos acier­tos, aceptamos los desacier­tos que han desanimado a la población, pero cuando decimos que vamos a acom­pañar el reclamo social es porque está ese firme pro­pósito de dar confianza al ciudadano. En Venezuela han pasado un promedio de 35 mil acciones de calle y si esas hubiesen contado con la articulación política segu­ramente tendríamos un es­cenario distinto. Nuestra obligación es volver a ena­morar al ciudadano y en eso andamos participando en los cabildos, expresándole a la gente que no podemos ser presa de radicalismo en extremo, porque eso nos ha llevado al fracaso.

¿El accionar de Guaidó y la nueva directiva de la AN, no es otra fantasía que les vende la oposición al país y a la comunidad internacional?

No podemos engañar a la población con espejismos o falsas expectativas, no pode­mos decir que vamos a re­solver mañana juramentan­do a Guaidó, porque seria un paso en falso. La estrate­gia de ir a las comunidades es precisamente explicarle a la gente y escuchar lo que opina la gente, el compro­miso es movilizar y articu­lar la situación del país ade­más de acompañar a la so­ciedad venezolana.

Hay quienes dicen que una Amnistía internacio­nal podría conllevar a un golpe de estado...

No, lo hemos dicho y lo ra­tificamos. Ni sonadas, ni golpes, ni cuartelazos, ni nada por el estilo, esa expe­riencia ya la vivimos y re­cientemente la vivimos con Chávez y los militares que están metidos hasta en la sopa. Ellos tienen una gran responsabilidad de lo que ha pasado en Venezuela. Está el tema de los alimen­tos que ha sido manejada por los militares y nos pre­guntamos ¿dónde están los alimentos? o ¿las fabricas que fueron tomadas, las fa­bricas y fincas que producí­an el sistema cárnico? Ha existido un fracaso total y derroche de los recursos del estado.

¿Esta ley de amnistía tal como ustedes la plantean podría beneficiar a los chavistas disidentes tam­bién. Habrá perdón hacia quienes son señalados co­mo corruptos y de haber participado en delitos de lesa humanidad?

La ley es amnistía. En 2012 se promocionó una, hicimos el inventario de quienes están fuera del país producto de la persecución política y el gobierno la ha negado en dos oportunida­des, ante esa negación esta­mos en la obligación de construir nuevamente el es­cenario porque los tiempos cambian y en este tiempo donde se vislumbra la desa­fectación de muchos acto­res que apoyaron al gobier­no tenemos que crear las condiciones para dar con­fianza a quiénes colabora­ran con la transición.

¿Qué pasa si la ANC eli­mina a la AN o convoca nuevas elecciones? Dios­dado advirtió sobre ese particular...

Nosotros lo hemos dicho de forma reiterada, vamos a contarnos todos. Consejos legislativos, concejales, al­caldes, gobernadores, asamblea nacional y el po­der ejecutivo, es decir el presidente, no tenemos ningún problema en con­tarnos, eso si, en un escena­rio donde exista arbitro y no parte, eso entra en el petito­rio de los factores interna­cionales que buscan ser intermediadores. Vamos a contarnos, ojalá y sea pron­to porque así terminaría­mos esta pesadilla y Vene­zuela amanecería en brazos de la democracia y la paz.

Otras Noticias
Locales

EnFotos: Así fue la semana en Lara

| comentarios