Asesina a una mujer y vecinos lo queman vivo

Euseglimar González | La Prensa de Lara.- A las 8:30 de la mañana en la vereda de la calle 5 cerca de la vivienda 20 de la urbanización privada Yucatán aún había hu­mo. La estela la emanaba un árbol y a centímetros estaba el cuerpo carboni­zado de un hombre, que a minutos de morir fue linchado. El hombre esta­ba de medio lado con la cabeza enterrada y su rostro quedó irreconoci­ble.

Ese fue el desenlace que dejó un crimen ocurrido en la urbanización al nor­te de Barquisimeto. El hombre carbonizado jun­to a dos delincuentes más, presuntamente, in­tentaron robarle la ca­mioneta a la comerciante Naizú Evelin Bracho Mo­gollón (37) y la comuni­dad tomó represalias contra ellos.

Todo ocurrió a las 6:30 de la mañana. En el ata­que, uno de los hampo­nes le disparó a la dama con una escopeta que la mató de inmediato, mientras que los otros dos choros huyeron. El plomazo activó a la co­munidad que en segun­dos logró agarrar a uno de los hampones.

Cuentan vecinos de la comunidad que Naizú estaba en su casa en la ca­lle 5 casa 64. La dama es­peraba por su sobrino pa­ra salir de Yucatán. El chamo era quien le ma­nejaba y llevaría a su hijo de 9 años al colegio. Cuando el pariente arri­baba a la casa, tres delin­cuentes portando un ar­ma de fuego los intercep­tan, los someten y les piden las llaves de la ca­mioneta.

Una de las versiones de los vecinos indica que los criminales amenazaban a la dama para que les diera las llaves de la Te­rios gris, pero Naizú y el sobrino trataban de me­diar con los delincuen­tes.

Una sobrina política de la mujer explicó que uno de los criminales obligó al sobrino a montarse en el asiento del piloto del vehículo y le exigía que la prendiera, mientras que el malandro se montó en el asiento del copiloto. El muchacho intentó pren­der la camioneta, pero esta presentó fallas y no encendió.

Presumen que Naizú, quien estaba fuera de la camioneta, al ver cómo tenían al sobrino comen­zó a gritar lo que llevó al delincuente a disparar contra ella. La bala le pa­só por enfrente al parien­te de la mujer, salió por la ventana del copiloto e impactó violentamente a la comerciante en el ma­xilar izquierdo lo que la dejó muerta y en el piso de forma inmediata.

Luego, el criminal se bajó de la camioneta y junto a sus dos compin­ches salieron corriendo con rumbos distintos. En ese momento, un vecino gritó ?agárrenlo que ro­bó? y varias personas de la comunidad empeza­ron a perseguirlos. El hampón corrió por toda la calle 5, pasó por el frente de 44 casas y justo en la vereda de la calle 20 fue interceptado por más de 20 personas.

?A ese tipo lo golpearon hasta decir basta. Era mucha la impotencia, do­lor y rabia la de los veci­nos y nadie podía hacer nada para detenerlos?, explicó una vecina, quien estaba consternada por lo que había ocurrido.

Ni sabía

Una sobrina de Naizú escuchó el alboroto en Yucatán, pero no se alar­mó. Detalla que le dijo a su esposo lo que sucedía fuera de su casa y explicó que ella se paró de su ca­ma y se cepilló como lo hace todos los días y lue­go de eso fue que salió a la calle.

?Salí como cualquier vecino para preguntar qué pasó y fue cuando me dijeron que el choro mató a una mujer. La preocupación fue más fuerte cuando me dije­ron que fue al final de la calle 5 y que la señora te­nía un niño y una camio­neta?, describió la sobri­na muy triste.

La mujer salió corrien­do hasta la casa de su tía y vio el cuerpo tirado en el piso de caico, cerca de la camioneta. Se puso a llorar, pues ya no podía hacer nada. Recuerda que preguntó por el niño de 9 años y le dijeron que estaba en casa de una vecina; ella fue hasta donde él estaba y lo abrazó.

Otras Noticias