El ajuste salarial no subió los ánimos

A. Giménez/E. Materán | LA PRENSA.- ?Ese aumento es sal y agua, aquí lo que hay es un juego trancado, por­que por un lado suben el sueldo y por el otro todos los precios se van a las nubes?, así lo expresó María Marcano quien asegura que este aumento no es la solución a los problemas por los que atraviesa el venezolano.

En una cola espera po­der comprar productos regulados desde tempra­nas horas. Marcano con­sidera que si el gobierno de verdad quiere brindar una solución al país en vez de hacer aumentos constantes del sueldo mí­nimo debe activar el apa­rato productivo.Sentarse con los empre­sarios escucharlos y dis­cutir las propuestas de la­do y lado para el benefi­cio de la población que es quien en la actualidad le toca hacer maromas para vivir.

De igual forma Octavio González, expresa su de­sacuerdo con este quinto ajuste salarial, porque eso lo está llevando a la quiebra en su venta de pescado de la cual ha vivi­do por más de 20 años.Considera que esto es el resultado de que las deci­siones la tomen personas que no son especialistas en economía, pues de lo contrario el panorama ahora fuera completa­mente distinto.

Quien me provee a mí la mercancía me está pi­diendo que por lo menos le pague un millón de bo­lívares en efectivo, lo pe­or es que lo tengo, pero en el banco ¿cómo hago para pagarlo?, ya no le puedo comprar?? recalca González con la mirada triste por no saber qué hará de ahora en adelan­te.

Luego del anuncio he­cho por el presidente de la República Nicolás Maduro en donde el sueldo mínimo pasó de 136 mil 544 Bs a 177 mil 507 y el ajuste del cestaticket a 31 unidades tributarias, el comentario más común en las calles de Barquisi­meto es que ?no puede ser, este es el único país del mundo en donde cuando aumentan el sueldo en vez de alegrar­te te molestas".

Atacar a la inflación

El economista Leonar­ do Vera asegura que un aumento de sueldo no es la solución a los proble­mas de los venezolanos. Considera que es impor­tante plantear propues­tas paralelas para enfren­tar la hiperinflación. Recuerda que los pre­cios en los productos y costos de producción son cada vez más variantes, por lo cual, el incremen­to del salario aprieta la economía del empresa­rio y consumidor.

Recomienda a los em­presarios mantener una planificación económica para proteger a sus em­presas. Los invita a traba­jar con contratos a corto plazo, aplicar los cobros de contado e insistir con créditos en bancos para mantener la producción de sus productos.

Datos que alarman

La inflación en octubre fue de 50,6%, en compa­ración con el mes ante­rior, según cálculos de la firma Econométrica. De esta forma, Venezuela formalmente cayó en hi­perinflación, como ad­virtió esta semana uno de los directores de la empresa, Francisco Iba­rra. Aunque no es la única definición sobre este fe­nómeno, una de las más aceptadas es la del eco­nonomista estadouni­dense Phillip Cagan.

Se­gún ella, un país entra en hiperinflación cuan­do el aumento de precios intermensual es de 50% o más. Se sale cuando la inflación de mes a mes cae por debajo de dicho porcentaje y se mantiene así al menos por al me­nos un año.

Otras Noticias
Locales

Pacientes de El Tocuyo exigen ser operados

| comentarios