Un año de la "masacre en El Junquito"

La Prensa de Lara | Agencias.- Se cumple un año de la masacre de El Junquito. Nueve fallecidos fue el resultado de una operación militar y policial que desplegó a cuatro cuerpos de seguridad del Estado, con 1.000 funcionarios.

Aunque hubo una rendición de parte del ?objetivo? del procedimiento, se usaron contra él fusiles de guerra, una subametralladora y un helicóptero artillado. Óscar Pérez y los suyos aún no reciben justicia en Venezuela, más bien investigan a sus allegados.

El 15 de enero de 2017, el paso hacia el sector El Cujicito de la urbanización Araguaney de El Junquito, en Distrito Capital, fue prohibido. Funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Dirección General Contra Inteligencia Militar (Dgcim) y Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) estaban allí en la búsqueda del inspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), Óscar Pérez. Este funcionario se opuso al Gobierno.

Los habitantes de la localidad y el resto de los venezolanos se enteraron de lo que ocurría porque el propio Óscar Pérez difundió una serie de videos en redes sociales. Allí reportaba que había sido sitiado por las fuerzas de seguridad del Estado, que resistían el ingreso de los funcionarios y finalmente que estaban dispuestos a entregarse.

Para el mediodía, él y Daniel Soto TorresAbraham Lugo RamosJairo Lugo RamosLisbeth Andreína Ramírez MantillaJosé Alejandro Díaz PimentelAbraham Agostini Agostini ya habían sido asesinados. Más tarde se supo que todos recibieron un tiro en la cabeza.

En los días siguientes, la casa que sirvió de refugio fue destruida, a los familiares no se les permitió velar a los fallecidos y decenas de personas allegadas a Óscar Pérez fueron detenidas y sometidas a torturas. Aunque organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos denunciaron el exceso de la fuerza policial y militar en el procedimiento, ninguna autoridad de Venezuela abrió una investigación al respecto.

El silencio del Ministerio Público y de la Defensoría del Pueblo es lapidario a un año de la masacre de El Junquito o de la Operación Gedeón, como la llamó el gobierno. Zair Mundaray,exdirector de Actuación Procesal del Ministerio Público durante la gestión de Luisa Ortega Díaz; Delsa Solórzano, presidenta de la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional.

?En este caso los investigados fueron los muertos, al igual que en los años 60 contra la guerrilla que los muertos quedaban como imputados y se justificaba el uso excesivo de la fuerza por parte del Estado?, apuntó Mundaray.

Lea la nota completa en EfectoCocuyo

Otras Noticias
Nacionales

Conductores se alzaron en El Junquito por gasolina

| comentarios

Nacionales

Ledezma: Lo urgente es la captura de esos "narcos"

| comentarios