Ferias están en vilo por altos precios

logo170

G. López/ J. Sosa | LA PRENSA.- El monto más accesible para surtir el mercado, ahora pende de las varia­bles del período de cose­cha y de esa lista de inter­mediarios que van desde el productor hasta el ven­dedor. Entre 2 mil 700 y 4 mil es el precio por kilo­gramo que ofertan en al­gunas ferias de hortali­zas.

Algunas verduras por su alto costo, fueron saca­das del precio general, sin embargo el consumi­dor termina recorriendo varios establecimientos, ?cazando? ese precio de ganga que permita llevar surtido todo lo que nece­sita.

El recorrido por 12 esta­blecimientos de la carre­ra 18 y al este de Barqui­simeto, confirman los precios. Comerciantes indican que tras la reali­zación semanal de la es­tructura de costo, evalú­an el precio a colocar a la mercancía y separan, si es necesario, algunas hortalizas a las que le colocan otro monto supe­rior.

La variedad en el precio dependerá si la mercan­cía es adquirida directa­mente en Mercabar sin intermediarios, es com­prada a proveedores de la entidad larense o de otros estados.

Andy Rodríguez, pro­pietario de la feria ?2Andymar?, ubicada en el oeste de la ciudad, tie­ne la facilidad de com­prar a amigos producto­res directamente del campo en Humocaro. ?Es más económico, por­que todo lo que toca el mercado mayorista pasa hasta por tres manos, lo que implica más costos?, resalta este señor con 9 años de trayectoria en su negocio.

Explica que de forma semanal le traen entre 30 a 40 cestas con papa, yu­ca, plátano, tomate, cebo­lla, aguacate, melón le­chosa, aliños verdes.

La señora Lisbeth Serra­no, quien es propietaria de una pequeña feria ubicada en la comunidad Cruz Blanca, expresa que le cuesta mantener el costo de las hortalizas a un precio de Bs. 2 mil 700. Aunque le toca com­prar en el sector La Playa de Mercabar, se las inge­nia y regatea precios para comprar mercancía bara­ta y poder mantenerles el precio a sus clientes. Di­ce que le toca seleccionar muy bien, porque son hortalizas de menor ta­maño. ?No se trata de go­lilla, pero es un precio que nos permite comprar y traer en nuestra camio­neta, sin necesidad de te­ner que viajar o pagar fle­te?, señala.

A quienes dependen de los proveedores de Mer­cabar, el escenario no es el mismo. Aseguran que ellos deben variar, casi que semanalmente, sus precios porque la mer­cancía les llega más cara.

Otras Noticias

Locales

| comentarios