Viajar por carretera es un lujo

logo170

Jesús Alí Oviedo | LA PRENSA.- Trasladarse desde el Terminal de Pasajeros de Barquisimeto en bus o en carrito por puesto a los municipios foráneos de Lara e, incluso, a otros estados del país es un golpe directo al bolsillo debido a los costos de los pasajes, según comentaron los usuarios consultados.

A Quíbor, capital de municipio Jiménez y que está a solo 30 minutos de Barquisimeto, el pasaje en buseta cuesta mil 300 bolívares y en carrito Bs. 3 mil.

Alberto Márquez, de 26 años y residente de dicha localidad, cuenta que trabaja en una empresa privada en Barquisimeto y se moviliza de lunes a viernes en bus, por lo que gasta 52 mil bolívares mensuales sólo en pasajes (38% de su sueldo mínimo).

?Antes me iba en rapiditos porque son más cómodos y es más tranquilo el trayecto, pero desde el año pasado dejé de hacerlo, ya no resulta porque está muy caro?, expresa Márquez.

Para ir a otros estados hay contar con unos cuantos ?churupitos?. A Maracaibo (estado Zulia) el boleto está en casi 20 mil bolívares pero en carrito supera los Bs. 30 mil.

María Quintero, estudiante de 23 años, relata que vive en Mene Grande (Zulia) y que hasta 2016 visitaba a su familia en Lara una vez al mes, pero desde febrero de este año viaja cada tres meses porque necesita más de 50 mil bolívares para costear la ida y vuelta.

?¡Mi alma, hasta ver a la familia se ha convertido en un lujo por lo caro que está todo!?, comenta Quintero.

Más de 10 conductores entrevistados afirman que con las tarifas actuales se les dificulta cubrir los gastos de reparaciones y mantenimiento de los vehículos.

Un caucho para un bus de 48 puestos ronda los Bs. 4 millones mientras que un cambio de aceita alcanza el millón de bolívares.

?A medida que aumentan los insumos el precio del pasaje se va quedando atrás?, afirma Omar Díaz, chófer de la línea Sanare.

Díaz resalta que la cantidad de pasajeros que se trasladan desde Sanare a Barquisimeto ha disminuido en los últimos tres meses por el aumento de las tarifas y agrega que los pasajeros solo están viajando para actividades puntuales como la compra de alimentos y medicinas.

El número de unidades que prestan el servicio en el Terminal ha mermado. Ronald Arrieche, conductor de una de las líneas de Sarare, destaca que solo trabajan 11 buses, la mitad de los que funcionaba hace dos años.

?La mayoría de los carros están parados por falta de cauchos, de baterías e incluso por parabrisas rotos?, destaca Arrieche.

En el caso de Maracaibo, Edgar Túa, chófer, también indica que un par de años atrás 18 buses prestaban el servicio pero actualmente hay seis porque las unidades se han deteriorado por las condiciones ?deplorables? de la carretera Lara-Zulia.

Los carritos por puesto también están parados. Jorge Melo, conductor de la línea Unión de San Felipe, estima que 10 unidades se encuentran accidentadas y 10 están en funcionamiento.

En el Terminal de Pasajeros durante la mañana y la tarde se observan colas de pasajeros que van fuera de Lara o las zonas foráneas, según los transportistas eso no refleja el aumento del flujo de pasajeros sino la falta de unidades.

Otras Noticias