Crimen dudoso: le disparan por una moto

Anaís Mendoza LA PRENSA.- A Franklin Gregorio Torres Cordero (31) lo mataron de dos disparos. El hecho de sangre ocu­rrió en la avenida Simón Rodríguez con carrera 33, sobre el cual se mane­jan dos versiones.La primera historia fue la que contó un herma­no. Franklin, quien era mototaxista, salió de su casa en San Lorenzo a las 6:00 de la mañana, se montó en su moto, mo­delo Empire, color negra, y se fue a la calle.

Al pare­cer, cuando transitaba por la avenida y esperaba el cambio de la luz de un semáforo, llegó un hom­bre que lo venía persi­guiendo, era el parrillero de una moto, quien su­puestamente le llegó y le disparó para robarlo. Franklin cayó al suelo y el atacante se llevó la moto.

La otra versión contada por los testigos, apunta a una historia diferente. Franklin iba en una moto de parrillero junto a otro hombre, transitaban por la Simón Rodríguez cuando vieron que un hombre conducía otra moto.

Franklin y su compañe­ro supuestamente, persi­guieron al conductor y lo apuntaron para que en­tregara su dos ruedas. Di­cen los vecinos que vie­ron el momento en que el acompañante de Fran­klin apuntó al hombre mientras rodaban. Aco­rralado, a la víctima no le quedó otra que entregar su moto.

Ese fue el momento en que Franklin se subió a la moto y arrancó. Pero lo que él no sabía, era que el hombre que había atraca­do estaba armado. Así que dejó que Franklin ro­dara unos metros y del koala que cargaba cruza­do en el pecho, sacó un arma de fuego, corrió unos metros y le disparó dos veces impactándolo cerca del costado izquier­do.

Franklin cayó al pavi­mento justo en la esqui­na de la carrera 33. La moto rodó casi unos cin­co metros; en el piso es­taban las marcas. Su acompañante al parecerse esfumó del lugar. El hombre que le dispa­ró se acercó y al percatar­se de que estaba muerto, agarró su moto del piso se montó y se marchó.

El mototaxista quedó bocabajo con sus manos a un lado de la cabeza y vestía un pantalón gris, un chalequín color azul, con el logo ?La 23?, y de­bajo cargaba un suéter gris; la capucha le tapaba parte de la cara.

Los testigos murmura­ban que el hombre que le disparó a Franklin estaba vestido con jeans y una chaqueta negra, dijeron además que parecía un funcionario policial. La familia no tardó en llegar al lugar, entre ellos un hermano quien es funcionario de la policía estadal.

Un hermano comentó que no sabían lo que ha­bía pasado, pero dijo que Franklin trabajaba desde hace dos años en la línea de mototaxi en la Vargas con 23, y destacó que su hermano no era ningún malandro.

Acotó que Franklin tra­bajó en Abastos Bicente­nario y cuando renunció con el dinero que le die­ron se compró la moto, se inscribió en la línea y comenzó a trabajar para mantener a sus dos hi­jos.

Otras Noticias
Sucesos

Venezolano en Bogotá fue apuñalado en la cara

| comentarios

Sucesos

Lanzan artefacto explosivo a vivienda en Cabudare

| comentarios