Golpe en la cabeza mató a joven descuartizado

Anaís Mendoza | LA PRENSA.- Fue un crimen con mu­cha saña. Los homicidas de Noel Alexander He­rrera Mujica de 18 años lo picaron luego de gol­pearlo tres veces en la ca­beza, le propinaron un golpe con un objeto en la mandíbula que le produ­jo una fractura y lo últi­mo que hicieron fue pi­carle la cabeza, los brazos y el torso.

El domingo en la ma­drugada, habitantes del callejón 7 con avenida San Vicente vieron que en una esquina estaba la cabeza de Noel, casi a 15 metros estaba un ante­brazo y casi un metro es­taba el otro. Ese día en la tarde el torso y las pier­nas apareció en Padre Diego en la carretera vie­ja a Carora.

Los ?petejotas? investi­gan cómo es que los ata­cantes dejaron varias par­tes del cuerpo regadas en diferentes lugares. Y es que en la calle donde fue lanzada la cabeza no ha­bía muchos rastros de sangre, por eso se presu­me que a Noel lo asesina­ron en Padre Diego y después de descuartizar­lo, los matones viajaron posiblemente en un ca­rro con la cabeza y ante­brazos para lanzarlo cer­ca de su casa.

Todo esto como deján­dole un mensaje a la fa­milia o a los posibles in­tegrantes de la banda en la que supuestamente andaba Noel. Además la mandíbula presentó una fractura po­siblemente también oca­sionada con el objeto o arma con que lo mata­ron. Los detectives no han precisado con qué lo golpearon, ni tampoco si fue un cuchillo o un ma­chete con que lo picaron, ya que no han hallado el arma que usaron para matarlo.

La familia explicó que Noel fue raptado el sába­do a las 7:00 de la noche cuando cruzaba la calle 48 con avenida San Vi­cente. Detallaron que lo montaron en un Aveo de color gris, junto con un muchacho al que dejaron libre horas después y que apareció golpeado.

El gobierno

Supuestamente cuando a Noel lo montaron en el carro los tipos le dijeron:?Somos gobierno?, esta frase la expresó la her­mana del Noel, pero ade­más vecinos consultados en la zona dijeron que se rumora que Noel su­puestamente había roba­do a la esposa de un fun­cionario y por eso lo ase­sinaron. Noel residía en la calle 46 con carreras 11 y 12, en un callejón a po­cas cuadras de donde fue lanzada la cabeza.

Los habitantes poco ha­blan del crimen dicen que tienen temor, ya que los matones le tenían la cacería.

?Mejor no preguntar mucho uno no sabe si el que lo mató anda por aquí?, esto comentó un vecino.

Descarga nuestra app aquí o escanea el código QR

Otras Noticias