Inicio » Sucesos » Murió sexagenario tras ser arrollado por un carro “fantasma” en la Ribereña

Murió sexagenario tras ser arrollado por un carro “fantasma” en la Ribereña

José D. Sequera | LA PRENSA DE LARA.- Hasta el rosario que colgaba de su cuello terminó bañado de sangre. José Ramón Segura, de 66 años, murió tras ser arrollado ayer en la tarde por un carro “fantasma” en la avenida Ribereña a la altura de la calle 45.

Según testigos del hecho, Segura iba caminando en el hombrillo derecho del sentido este-oeste a eso de la 1:30 de la tarde. Él cargaba puesta una gorra, un koala rojo y llevaba en su mano un machete, y cuando andaba por una recta después de una curva amplia, pasó un carro “fleteado“.

“Era un carro plateado que por alguna razón se atravesó por el hombrillo y arrolló por atrás al señor y se dio a la fuga. Los zapatos del señor salieron volando como a cinco metros por el aire, además de la gorra y el machete”, precisó una joven que vio todo desde el portal de su casa, a unos 10 metros del accidente.

Como el impacto del carro con el sexagenario fue tan ruidoso, todos los vecinos del sector salieron de sus casas para ver qué fue lo que pasó y encontraron la atroz escena.

Allí estaba Segura, tirado sobre el pavimento caliente de medio lado, con la franelilla enrollada y su mono sucio. De su cabeza salía sangre hasta formar un charco de casi un metro de largo; no tenía zapatos y se le veían heridas superficiales en sus pies, cara, brazos, espalda y hombros.

En un principio los vecinos creyeron que estaba muerto, pero al acercarse hacia Segura se dieron cuenta que aún respiraba, pero con dificultad. “Llamemos a una ambulancia y a su familia para que sepan lo que ocurrió”, fue lo que dijo una de las vecinas del sector.

Fue ahí que le revisaron y encontraron anotado en un papel un número telefónico anotado; repicaron inmediatamente pero no contestaron. Pasados unos diez minutos, les devolvieron la llamada, resultando ser una sobrina de Segura, quien fue la primera familiar en enterarse de lo ocurrido y avisó al resto de allegados.

Mientras Segura seguía boqueando en el pavimento, funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) llegaron hasta el lugar del accidente para permitir el fluido rápido de la Ribereña. Minutos después arribó la ambulancia de Protección Civil (PC) para atender al señor.

Por lo delicado del estado de Segura, los funcionarios de PC tardaron más de 10 minutos en montarlo en la camilla de la ambulancia para después trasladarlo hasta el Hospital Central Antonio María Pineda; sin embargo llegó muerto al centro asistencial.

Familiares de Segura estaban desconsolados | Foto: Pascual Filardo

Familiares de Segura estaban desconsolados | Foto: Pascual Filardo

Casi simultáneamente, familiares de Segura llegaron al Hospital Central y al enterarse de su muerte, expresaron su dolor con llanto, inundados de tristeza y desolación. “Ay, padre mío, porqué te mataron así, tú eras tan bueno”, vociferaba una de sus hijas en el hombro de una de sus primas.

Familiares de Segura revelaron desde las afueras de la morgue que él había salido a pie antes del mediodía de su casa, ubicada en Colinas de San Lorenzo (muy cerca de la avenida Circunvalación Norte) hacia un terreno que tenía en el Valle del Turbio donde sembraba maíz, yuca y parchita; como solía hacerlo casi todos los días.

“Él a veces se iba a pie y otras veces le daban la cola, porque como él era de bajos recursos él tenía ese terreno para ayudar a sus cuatro hijos y su esposa”, expresó una de sus sobrinas con los ojos llenos de lágrimas.

Otra sobrina, que fue la que recibió la “fatal llamada” comentó que no podía creer en un principio qué fue lo que había ocurrido. “Primero me dijeron que lo habían arrollado y que estaba bien; después la señora de la Ribereña me llamó para decirme que lo estaban trasladando hasta el Hospital y luego llegamos aquí y nos dijeron que había muerto”, comentó momentos antes de quebrarse.

Uno de sus cuatro hijos, precisó que él solía ir con su padre hasta el terreno casi todos los días para asegurarse que no se habían metido personas a invadir el terreno.

Hasta el cierre de esta edición, la identidad del chofer del carro que arrolló a Segura es desconocida.

Compartir en WhatsApp
periodista1

Login

Contraseña perdida?