Inicio » Locales » Vecinos se organizan ante inseguridad

Vecinos se organizan ante inseguridad

Euseglimar González | LA PRENSA de Lara.- Con un pito, machete, piedras y un termo de café, en Los Pocitos decidieron organizarse y montar “guardia” para resguardarse de los delincuentes ante los cortes eléctricos. Vecinos de otras comunidades del norte y centro de Barquisimeto también tomaron la decisión de cuidarse entre ellos.

En el sector 4 de Los Pocitos los vecinos se ponen en alerta apenas se les va la electricidad en horas nocturnas, pues aseguraron que es cuando los choros se aprovechan para meterse a las viviendas y se llevan de todo. Hace un mes, cuando ocurrió el primer mega apagón, unos malandros se metieron a una casa, sometieron a la familia a punta de pistolas y los amarraron, mientras que cargaban con todos los artefactos.

“Nos enteramos de todo lo que le hicieron a esa familia y decidimos organizarnos por grupos y en cada cuadra tenemos a tres ‘vigilantes’ quienes no se duermen hasta que llegue la luz”, comentó una vecina de Los Pocitos, quien no quiso identificarse.

Alrededor de 150 personas toman las calles del sector 4, uno de los más organizados; en cada esquina hay mechurrios, que les permiten a los vecinos percatarse de los criminales. Habitantes describieron que todas las noches caminan por las manzanas, siempre atentos a cualquier llamado, pues tienen como “alarma” el pito y apenas suena, se van hasta donde hay riesgo.

Por cada cuadra son dos casas que deben estar atentas durante las horas de apagones. Muchas de las mujeres de la comunidad preparan suficiente café para darles a los hombres, que son los que más aguantan, porque en la mayoría de los casos el servicio se restablece seis o doce horas después.

La semana pasada cuando estaban en guardia, un choro se metió a una de las casas e intentó robar a una señora, pero los vecinos se dieron cuenta y se fueron tras el hampón. Contaron que el tipo salió corriendo, trepó unas paredes y cayó a una casa.

María (se resguarda su identidad), estaba en su casa acostada cuando escuchó mucha bulla en la calle, era de madrugada y contó que de una vez se paró a ver qué estaba pasando y se dio cuenta que en el patio estaba un tipo escondido, mientras que en la calle estaba un grupo de personas con piedras y bates. Los hombres no esperaron que ella abriera la puerta y se metieron a la fuerza para poder agarrar al delincuente, pero logró escapar.

“Cuando escuchamos un pito o las ollas repicando como cacerolas sabemos que algo está pasando y nos vamos todos hacia la casa que está en peligro. Aquí no vamos a dejar que los choros de la zona nos roben o hasta nos quiten la vida”, soltó uno de los “vigilantes” de la comunidad.

Pero esta práctica no sólo la está haciendo el oeste, sino que ya en urbanizaciones privadas como Yucatán y El Rosario, los habitantes están aplicando métodos de protección ante los apagones que afecta a gran parte del estado Lara.

En alerta

Se pudo conocer por vecinos que durante los apagones se han cometido, presuntamente, cinco abusos sexuales. Aseguraron que el caso más reciente es el de una dama que estaba en Los Pocitos junto a sus dos niños y cuando se fue la electricidad unos choros dispararon al aire y ella asustada decidió salir de la vivienda, pero los tipos la sometieron la metieron a la casa y fue cuando abusaron de ella, pero por miedo no denunció.

Compartir en WhatsApp
periodista1

Login

Contraseña perdida?