Inicio » Sucesos » Soldados huyen con fusil

Soldados huyen con fusil

Euseglimar González | La Prensa de Lara.- Tres días han pasado desde que dos militares se fugaron del batallón Pedro León Torres en Ca­rora y hurtaron un fusil AK 103 y los cuerpos de seguridad no han logrado dar con ellos.

El martes 5 de febrero a las 4:30 de la madrugada se encendieron las alar­mas para el alto mando militar, cuando fueron notificados que el sar­gento segundo Rafael Antonio Montilla y el sol­dado Deninson Daniel Lugo se habían “volado” del batallón blindado. Se pudo conocer que los uniformados no sólo car­garon con el armamento sino que se llevaron 5 cargadores y 150 cartu­chos. Desde la madruga­da del martes los funcio­narios están tras la pista de los hombres, pero no han logrado dar con ellos.

Fuentes militares pre­sumen que los dos cha­mos estén en Carabobo, pues los jóvenes son de allá. Algunas fuentes tie­nen dos versiones de lo que llevó a los militares a desertar, la primera sería el descontento que hay dentro de los batallones y las supuestas negativas para conceder las bajas, pero también presumen que el armamento haya sido sustraído para nego­ciarlo con el hampa.

Hasta el momento nin­guna autoridad militar en Lara se ha pronuncia­do sobre el hecho.

Expulsados

En mayo del año pasado en varios medios de co­municación a nivel na­cional se viralizó una imagen sobre de un do­cumento en donde el mayor general Richard Jesús López Vargas, co­mandante general del organismo anunciaba que serían expulsados mil 777 funcionarios que han desertado.

En el parágrafo sexto del documento, con fe­cha del 2 de mayo de 2018, el militar señala que la decisión fue toma­da “partiendo de la vo­luntad tácita o sobreen­tendida por parte de de­terminados efectivos militares de la Guardia Nacional Bolivariana, que decidieron unilate­ralmente no regresar a las unidades o depen­dencias” a las cuales se encuentran adscritos, lo que da a entender que to­dos estos uniformados desertaron del compo­nente, así lo explica la pe­riodista Thabata Molina.

El documento oficial se­ñala que a todos esos funcionarios les han he­cho reiterados llamados para que retornen a sus puestos, pero al parecer, la preocupación del alto mando no es por la au­sencia de los funciona­rios, sino por la lesión patrimonial, pues en el texto explica que ellos han abandonado sus puestos y han creado un ambiente de desobedien­cia e indisciplina. Ade­más de que la mayoría para ese entonces toda­vía seguían gozando de sus sueldos y beneficios económicos.

Compartir en WhatsApp
Luis Felipe Colmenárez

Login

Contraseña perdida?