Inicio » Locales » Muertes maternas han mermado

Muertes maternas han mermado

Osman Rojas | La Prensa de Lara.- Uno de los mayores problemas del Antonio María Pineda parece ha­ber quedado en el pasa­do. Luego de cuatro ins­pecciones y tres denun­cias en un período de dos años (2015-2017) las muertes maternas en el Hospital Central empie­zan a disminuir.

Según los datos que ma­neja el Departamento de Epidemiología de la insti­tución, en todo el 2018 murieron 34 mujeres en labores de parto, 24 me­nos (59) que las que mu­rieron en 2017.

“Hemos mejorado mu­cho en cuanto a la aten­ción de las parturientas. Hemos involucrado a to­dos los departamentos y hacemos seguimiento a las mujeres desde que entran hasta que salen”, cuenta la doctora María García Lara, directora del Hospital Central.

La especialista explica que, a diferencia de años anteriores, esta vez las pacientes que son consi­deradas de alto riesgo son monitoreadas muy de cerca por parte del equipo médico.

“Cuando nos llega una persona con esas caracte­rísticas, todos nos activa­mos. Desde Epidemiolo­gía hasta la Dirección, to­dos estamos buscando el bien del paciente. Nos duele mucho cuando una madre muere, porque eso significa dejar a un niño o a varios niños huérfanos”, dice García Lara,

La doctora señala que, a pesar de la crisis y de los problemas que hay en Venezuela, el Antonio María Pineda ha incre­mentado considerable­mente la atención de pa­cientes, pues sólo en 2018, el Servicio de Ginecobstetricia atendió a 19 mil 469 mujeres.

Los números de epide­miología revelan que de esas 19 mil personas 10 mil 574 fueron ingresa­das a la institución. Siete mil 58 mujeres fueron atendidas mediante par­to natural, mientras que 4 mil 187 mujeres fueron cesareadas.

“Nuestros números si­guen creciendo. La aten­ción a pacientes no para porque aquí recibimos a todos sin distinciones políticas”, dijo.

Respetan la comida

Además de incremen­tar la operatividad en el Antonio María Pineda, las autoridades que ha­cen vida en el centro mé­dico recuerdan que la co­mida de los pacientes es algo sagrado.

“A pesar de los comen­tarios nuestros pacientes comen todos los días”, dicen desde el comedor.

Compartir en WhatsApp
Luis Felipe Colmenárez

Login

Contraseña perdida?