Inicio » Portfolio » Sport » Serie del Caribe se prepara contrareloj

Serie del Caribe se prepara contrareloj

Osman Rojas | La Prensa de Lara.- Once días restan para que el ánimo de los barquisimetanos y venezolanos se encienda y así puedan disfrutar la primera Serie del Caribe de béisbol en la historia de Lara, pero hoy las condiciones de la ciudad, del estadio y de la organización en general lo que despierta es más dudas que certezas.

Los evidentes problemas estructurales que hay en la región, las fallas en el alumbrado público, las deficiencias viales, las condiciones de los hoteles y el estado en el que se encuentra el Antonio Herrera Gutiérrez son razones para preocuparse.

Lara no está lista para recibir un evento internacional”, esa es la respuesta generalizada que tienen los guaros cuando se le pregunta cómo ve al estado de cara a la cita más importante del béisbol caribeño. “Aquí no hay ni gas, qué le podemos ofrecer a los visitantes”, es otra de las reflexiones que sueltan los consultados por LA PRENSA.

Aunque pueda parecer exagerada la reacción, los hechos dan la razón a aquellos que consideran que Lara no está a la altura para recibir un evento tan importante. Si se analiza el contexto, encontramos a una sociedad que está “crónicamente deprimida”, según los especialistas y una ciudad “que se ha envejecido”.

“No hay que ser un experto para saber que aquí hay graves problemas. Los eventos deportivos internacionales son oportunidades para explotar el turismo en una región, pero nuestros visitantes lo que van a encontrar es protestas por fallas de servicios y gente desesperada en busca de comida. Tenemos a una sociedad crónicamente deprimida y eso se ve a leguas”, explica el sociólogo Rafael Saldivia cuando matiza sobre la realidad de una ciudad a la víspera de un evento deportivo que pospuesto un año debido a la ruda crisis que se vivía en 2017 y 2018.

Los inconvenientes sociales denunciados por el especialista no son el único problema a sortear en los próximos días pues el aspecto que tiene la ciudad es otro punto negativo.

Calles llenas de huecos, paradas destrozadas, señalizaciones en mal estado, avenidas completamente oscuras y una vida diurna y nocturna en completa agonía es el marco que Barquisimeto ofrece a menos de dos semanas para el inicio de la Serie.

“Si comparamos a Barquisimeto con Guadalajara (lugar en donde se realizó el pasado torneo) la diferencia es enorme. Las últimas Series del Caribe organizadas por Venezuela se han hecho en Margarita y eso ayudó a disimular las carencias pues es un sitio turístico en donde todavía hay mucha inversión extranjera; sin embargo, Lara muestra una realidad distinta. Esta es la parte del país que no recibe inversiones y que no inaugura obras o carreteras”, es la dura confesión que hace la ingeniera Maritza Salazar, especialista en urbanismo.

Aunque la fanaticada cardenalera, una de las más leales del país, está ávida de ver béisbol las situaciones son totalmente desfavorables pues, sacando el contexto social en el que se encuentra Venezuela en estos momentos el “Nido Cardenal” cumple las condiciones mínimas para albergar la Serie y los organizadores extreman los esfuerzos, casi que a última hora, para que todo esté listo.

Ciertamente las luces del estadio fueron remozadas y las pantallas fueron actualizadas, pero la calidad de los asientos, accesos, zonas de prensa y los problemas que hay con la grama sacan canas. La evacuación del parque (salidas) también es uno de los más lentos del país situación que generará molestias.

A estos problemas hay que añadirles los pocos trabajos que han hecho para cambiar la cara del parque pues las gradas (bleachers), por ejemplo, son las mismas que tiene el estadio desde 2001.

Compartir en WhatsApp
Luis Felipe Colmenárez

Login

Contraseña perdida?