Inicio » Sucesos » Piden justicia por muerte de octogenario

Piden justicia por muerte de octogenario

Euseglimar González | La Prensa de Lara.-  “En manos de Dios sa­bemos que sí va a haber justicia por su muerte”, dice en medio del llanto la hija de Heriberto de Je­sús Pérez Peraza (85), quien fue asesinado la madrugada del martes en la carrera 25 con calle 34, cuando unos criminales entraron a la vivienda a robar electrodomésticos y víveres.

La hija del señor detalla que el martes en la ma­ñana su hermano menor pasó por la casa de Heri­berto y vio la puerta en­treabierta y pensó que él había salido a comprarse una empanada, pues siempre lo hacía. Luego al mediodía regresó y en­contró la puerta de la casa igual.

“Él de una vez pensó que algo estaba mal. Fui­mos a buscar a un primo y entraron hasta el fondo de la cocina y estaba mi papá acostado de medio lado muerto”, lamentó la hija.

Cuando consiguieron el cuerpo de Heriberto esta­ba con las piernas y ma­nos amarradas, le tapa­ron los ojos y la boca. De­talla la hija que él tenía un golpe en la cabeza. Comenta que ellos desco­nocen cuántos malan­dros ingresaron a la vi­vienda, pero lo que sí sa­ben es que ingresaron por la puerta principal.

Además la dama contó que cuando los funciona­rios del Cicpc llegaron a la vivienda comenzaron a hacer todas las experti­cias para poder iniciar las investigaciones. Interro­garon a vecinos de la vi­vienda, pues ellos asegu­raron que durante la mañana dos camionetas rondaron la esquina, pe­ro nadie se bajó.

Se pudo conocer que los “petejotas” ayer en la ma­ñana evaluarían unas cá­maras de seguridad, de unos locales cercas, para tratar de identificar a los hampones que entraron a la vivienda para robar y asesinaron al señor. Ade­más harían una inspec­ción dentro de la vivien­da y así contabilizar lo que se robaron, los fami­liares confía en que el Cicpc ubicará a los impli­cados.

Heriberto desde que era joven se dedicó al trabajo de servicio de electrodo­mésticos y quienes lo co­nocían aseguraron que lo hacía muy bien.

El señor tenía mucho tiempo vi­viendo en la zona. La hija de Heriberto co­mentó que aunque él vi­vía solo todos los días lo iban a visitar. Tenía seis hijos, cinco hombres y
una mujer.

Compartir en WhatsApp
Eduardo Soteldo

Login

Contraseña perdida?