Inicio » Locales » Se agudiza escasez de gasolina

Se agudiza escasez de gasolina

Eduardo Soteldo | La Prensa de Lara.- El enfado y descontento es general, los choferes tienen que pasar horas y horas esperando en las colas para llenar el tan­que, algunos más osados pernoctan para no que­darse de últimos y poder garantizar llenar el tan­que. Y lo peor de todo, es que quienes pasan un viacru­cis para poder equipar sus carros ahora se tie­nen que calar la “viveza criolla”, pues ahora se es­tá corrompiendo el traba­jo en las bombas y perso­nas pasan “caleta” y lle­nan pimpinas pagando hasta 100 soberanos al bombero.

Tras dos meses de fallas en la distribución de ga­solina atribuida a la falta de transporte hace que los conductores se deses­peren y acudan al estado Yaracuy a aventurarse pa­ra ver si logran regresar equipados.

El asunto se agrava por­que se han corrido las vo­ces entre los choferes que se instalan a hacer la cola, que ahora algunos agarraron la “maña” de llenar los tanques del ca­rro y luego vaciarlos para volver a cargar. Ahí aparece el llamado bachaqueo porque se murmura entre las filas de carros que después los terminan vendiendo al precio que les da la gana.

Luis Durán, contó que tuvo que sacar a su hija de su colegio más temprano de lo que marcaba su horario y llevársela a pasar “roncha” con él, pues no sabía a qué hora iba a salir y no podía de­jar a la niña esperándolo.

La necesidad es tan grande que ni un cum­pleaños feliz pudo tener Héctor Arapé, quien se encontraba muy tranqui­lo sentado en el asiento de una camioneta, por­que sabía que la bomba no estaba surtiendo en ese momento, pero tenía que llenar el tanque “aju­ro” porque si no no roda­ba. “Es más fácil echar ga­solina en Yaracuy que aquí en Lara”, soltó Ara­pé.

Las vías se llenan de ve­hículos desde temprani­to, los conductores ape­lan por salir de casa a eso de las 6:00 am contando con la esperanza de con­seguir el combustible en alguna de las bombas.

Aquí juegan con la ne­cesidad de la gente, no le dicen nada a uno, sola­mente que están espe­rando que llegue la gan­dola, pero nada concreto. Pura esperanza es lo que recibimos, porque gaso­lina, no”, dijo Luis Cor­dero, sentado frente a su auto porque la cola no co­rría desde hacía unas ho­ras.

En la estación de servi­cio de la avenida Liberta­dor con calle 27, a eso de las 10:00 de la mañana, un grupo de “compañe­ros de cola” compartie­ron su insatisfacción pues decían que habían cerrado la estación aún cuando quedaban 47 mil litros, alegaron.

Entre dos y cinco horas es el promedio que de­ben pagar plantón los choferes para lograr car­gar el carro y seguir an­dando, mientras que a otros les ha tocado dor­mir afuera de las estacio­nes de servicio porque los carros ya no les rue­dan.

La desesperación se adueña de algunos en las colas, debido a que ni si­quiera saben si tanta es­pera valdrá la pena, más cuando a la fecha el go­bierno no ha dado la ra­zón de la escasez. Miguel Pineda, lamen­tó este hecho. “Todos te­nemos derecho. Más de dos horas esperando sin saber si terminaremos llenando el tanque, es in­creíble. No debería ser así, este país tiene mu­cho petróleo”, señaló.

Compartir en WhatsApp

periodista1

Login

Contraseña perdida?