Inicio » Sucesos » Buscan cómplices en la muerte de hermanos Merentes

Buscan cómplices en la muerte de hermanos Merentes

Jennifer Orozco | La Prensa de Lara.- En la casa quedaron los rastros del crimen, pero aún nadie ha contado si hubo colaboradores del homicida. Una vez detenido el sospechoso Ivanhoe Rangel (27), los detectives del Cicpc investigan si hay cómplices en el crimen, pues presuntamente hubo dos hombres más en la casa la tarde cuando asesinaron y enterraron a Mario y Juan Merentes.

Los obreros que ejecutan la remodelación de la casa del tío de Ivanhoe en la carrera 27 con calle 14, fueron interrogados, según una fuente, siendo piezas claves en la indagación. Según la fuente policial, la tarde del jueves primero de noviembre, Mario y Juan fueron citados directamente a la casa del tío de Ivanhoe. A las 2:00 de la tarde llegaron. Ya en la casa estaba Ivanhoe, los 4 obreros y 2 “muchachos” encargados de los negocios del tío del presunto homicida.

Mientras que los albañiles trabajaban en la parte de atrás, los 5 hombres estaban reunidos en una oficina, al comienzo de la casa. Los obreros terminaron su jornada a las 4:00 de la tarde. Según la fuente policial el crimen fue ejecutado a las 5:00 de la tarde aproximadamente. Según lo investigado, Mario y Juan le ofrecieron golpes a Ivanhoe y este sacó un arma calibre 38 milímetros, con la cual los amedrentó.

La fuente revela que el primero en ser herido de bala fue Juan, el hermano menor, a tan sólo unos pasos de la oficina donde estaban reunidos, frente a un baño de la casa. Se presume que Mario al ver que herían a su hermano, se metió a un cuarto que quedaba a 10 pasos y allí fue herido presuntamente por Ivanhoe, estando de pie, pues el orificio de bala quedó plasmado en la pared.

Aunque esto es la reconstrucción de los hechos, entre supuestos, se dice que el homicida arrastró a Juan en un recorrido de 8 metros, dejando la huella de sangre en la cerámica del piso interno y luego en la del piso externo de cemento. A esa distancia estaba el hueco de dos metros y medio de profundo por un metro 70 centímetros de ancho, el cual sería tanque de agua subterráneo.

Se presume que luego de herir de nuevo a Mario, pues había quedado con vida, también lo arrastró hasta el mismo hueco, enterrándolos a ambos. La cal aparentemente estaba guardada en uno de los cuartos de la casa, presuntamente Ivanhoe la buscó y la roció sobre los cuerpos y luego los tapo con tierra, terminando a las 7:00 de la noche. Se desconoce en qué momento dejó el carro cerca de Babilon y en qué momento llegó a la casa donde se quedaba.

Compartir en WhatsApp
David Gutiérrez

Login

Contraseña perdida?