Inicio » Locales » Violencia acaba con la niñez

Violencia acaba con la niñez

La Prensa de Lara | Agatha Reyes.- Las cifras que revelan los índices de violencia hacia menores de 17 años durante el 2017 son alarmantes. Según el Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap) y el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), al menos 4 mil 852 niños fueron víctimas de la violencia estructurada, que según Abel Saraiba, psicólogo del centro, evidencia que hay una ausencia del Estado en materia de seguridad.

Y es que según el informe publicado por la organización, hay un total 108 casos de muertes en adolescentes entre 15 y 16 años que son calificadas como resistencia a la autoridad, es decir, se enfrentan a tiros contra los funcionarios. Lo que Saraiba considera demuestra una “política de muerte por parte del Estado y no de seguridad ciudadana”, pues a su juicio no se han desarrollado planes de prevención del delito.

Esta cifra en adolescentes de 15 años enciende las alarmas, pues según el psicólogo es precisamente en esa edad cuando el chamo se encuentra más vulnerable al entorno “se presenta más por las condiciones estructurales de la pobreza, pero la ausencia de políticas de protección por parte del Estado y la impunidad acrecienta que los adolescentes tengan mayor probabilidad de ser captados en centros de bandas”.

Según Cecodap durante el 2017 también contabilizaron el homicidio de unos 76 niños con edades comprendidas entre 0 y 4 años, es decir, que cada semana murieron 1.6 niños y en el caso de los adolescentes resultaron 21 homicidios.

Sin embargo, la falta de atención en materia de salud por parte del Estado venezolano también es catalogado como una especie de violencia hacia los más pequeños de casa, el informe que suministran ambas organizaciones, registra que unos 270 menores murieron por contaminación intrahospitalaria, al menos 92 por falta de medicamentos y además fueron documentados 311 casos de trabajo infantil.

Aunque son cifras aproximaciones a la realidad venezolana, representantes de Cecodap precisan que los números deben llamar a la reflexión a quienes están en el gobierno, pues la inseguridad física y alimentaria está haciendo estragos en el sector más indefenso de la sociedad que son niños y adolescentes.

2018 en aumento

Aunque en Cecodap y el OVV aún no cuenta con las cifras de casos de violencia infantil durante los meses que han transcurrido del 2018, estiman que ante la crisis generalizada que hay en Venezuela, pueda generarse un aumento significativo de los índices de violencia.

En el caso de la violencia estructurada, refieren las deficiencias en centros de salud primaria, donde la escasez de medicinas y falta de condiciones salubres en los principales centros de atención a nivel nacional siguen repuntando.

La violencia estructura que tiene que ver con la ausencia de servicios básicos, pareciera persistir y esto nos preocupa, sobre todo porque a la falta de medicamentos se le suma la poca posibilidad que tienen algunos de poder cubrir las tres comidas diarias”, precisó Saraiba.

A esta preocupación se suma Carlos Meléndez, de OVV capítulo Lara, quien precisa que el venezolano se encuentra en un estado de indefensión que puede ser catalogado como una forma de violencia.

Además hace la salvedad que no sólo es en menores de 15 años que es la población más vulnerable, sino que incluso enfermos crónicos se encuentran en ese rango ya que en los últimos meses la constante ha sido la falta de tratamientos que les permitan llevar un estado de vida aceptable.

Compartir en WhatsApp
Yorvi García

Login

Contraseña perdida?