Inicio » Locales » Paquetazo cumple un mes sin soluciones

Paquetazo cumple un mes sin soluciones

Ágatha Reyes | LA PRENSA .- Los anaqueles vacíos, la escasez de productos básicos y las largas colas en los bancos, se convierten en la más cruda evidencia de que los anuncios económicos hechos por el presidente Nicolás Maduro el 20 de agosto, no han tenido un impacto positivo en el país que permitan al venezolano mejorar su calidad vida.

Por el contrario, expertos en la materia coinciden en que no bastó esperar un mes para ver las consecuencias del “plan de recuperación económica”, que según el economista José Guerra, se ha convertido en “un fracaso y una burla para el pueblo” que debe seguir lidiando con la galopante escalada de la hiperinflación, que según datos de la Asamblea Nacional en el mes de agosto alcanzó la cifra de 223,1%, mientras que la acumulada de enero a agosto es de 34.680,7%.

“Los efectos los vimos al día siguiente, cuando todos los rubros registraron un aumento significativo, impulsando aun más la hiperinflación, dando paso a mayor pobreza”. Y es que según el también integrante de la Comisión de Finanzas de la AN, en el país hay tres efectos inmediatos al ajuste salarial, aumento del IVA, anclaje de la moneda al petro y demás anuncios.

En primero lugar, los anaqueles vacíos; pues una vez establecido el nuevo salario (Bs. S 1.800) y el anuncio de precios acordados, comerciantes comenzaron a guardar productos esperando una estabilización económica “Nadie vende para perder”, dijo Guerra. Como segundo efecto establece el aumento del desempleo, pues empresarios se vieron acorralados y en la necesidad de cerrar sus puertas o reducir personal, ante la imposibilidad de costear sus nóminas.

La falta de financiamiento externo es el tercer efecto que según Guerra está llevando al país en picada, “no hay quien quiera invertir porque no hay confianza. El gran desafío que tiene el gobierno es parar la hiperinflación y eso no lo va a lograr si no se deja de usar la maquinita de imprimir dinero sin valor y si no se reduce el déficit fiscal”.

Esta apreciación del economista es compartido por más de un venezolano que debe pasar sus días en colas de bancos y supermercados para intentar sobrevivir en un país con una economía en franco deterioro.

“Vamos en retroceso, la promesa de mejoras económicas no llega. Hoy vivimos los efectos de un mal manejo de las reservas petroleras y de planes que no conducen al país por la recuperación económica que necesita”, dijo Yubisay Camacaro, quien se desempeña como abogado y que señala que la crisis venezolana se ha agudizado.

Relata que una familia no puede vivir de un salario mínimo aunque hoy supere los 100 millones de bolívares del cono anterior, pues los productos con “precios acordados” tienen un valor superior al establecido o por el contrario no se consiguen.

Además no deja pasar por alto la escasez de carne y pollo, pues dice que ahora el guaro debe recorrer infinidad de frigoríficos para conseguir “algo”. A eso le suma las fallas en el transporte, la escasez de medicinas y deficiencias en centros de salud producto de la poca inversión.

A la preocupación que embarga a Camacaro se une Marilym Piña, una mujer de unos 75 años que cuenta el suplicio que vive para cobrar la pensión. “Las colas permanecen, no hubo ni habrá cambio, ahora retiramos menos aunque nos pagan más”, dijo.

Cuenta que aunque en las entidades bancarias les dispensan billetes de 10 y 20 mil bolívares del cono anterior, estos no se los reciben en los rutas, que en ocasiones no la dejan subirse a la unidad si no paga con billetes de los nuevos; “es un problema adicional. El presidente dice que si valen, pero los ruteros no”.

En las calles de Lara aún los guaros se preguntan ¿cuándo llegarán los cambios? pues aún las familias deben hacer maromas para sobrevivir a la crisis.

Compartir en WhatsApp
Eduardo Soteldo

Login

Contraseña perdida?