Inicio » Locales » Operaciones en clínicas se van a pique por altos costos

Operaciones en clínicas se van a pique por altos costos

Osman Rojas | LA PRENSA.- La tranquilidad de la sala de espera poco es interrumpida. Las luces en los pabellones ya no se encienden y las camillas inertes reposan en una esquina recolectando polvo.

“Parece que no hemos inaugurado”, dice en son de broma una enfermera de la clínica San Francisco mientras señala el oscuro y vacío pasillo de los pabellones. “Quién tiene ahora 100 millones de bolívares para echarse cuchillo”, le dice una colega intentando justificar el bajón de las intervenciones.

La imagen anteriormente descrita puede ser asociada con cualquier clínica en Lara y es que, en los últimos seis meses, las intervenciones quirúrgicas han disminuido en un 80%. El coste de las operaciones es la razón esgrimida por los especialistas para justificar la poca movilidad que tienen hoy en día las áreas quirúrgicas.

Mauricio Gómez, urólogo en la clínica IDB, explica que extirpar una hernia (la cirugía más sencilla y la más habitual) tiene un costo de 120 millones de bolívares. Otras más complejas como vesícula o reconstrucción pueden valer entre 200 y 320 millones de bolívares respectivamente.

Yo tengo suerte si opero dos veces en la semana. La situación está realmente complicada porque la gente prefiere irse y anotarse en los hospitales que desembolsillar tanta plata”, dice Gómez.

Hernán Vázquez, cirujano general, comparte la opinión de Gómez. El especialista fue más duro al hablar de su situación pues hace dos semanas que no opera en la Santa Cruz y dice que el panorama no pinta nada bien.

Nosotros importamos todo. Desde los analgésicos hasta los relajantes musculares. Es lamentable ver la situación en la que se encuentran los centros privados porque, aunque suene duro, las clínicas se han convertido en instituciones destinadas sólo para un grupo de personas”, recalcó.

Tan precaria es la situación que atraviesan los centros privados que ni siquiera con pólizas de seguros los pacientes se están operando. Marcial Daza, cirujano en la clínica IDB, dijo que los pocos que se están operando realizan un esfuerzo económico y esperan a que el seguro les reconozca parte del dinero invertido.

“Ninguna aseguradora paga más del 20% invertido. No hay plata y a la gente le toca resolver. Las clínicas han bajado sus operaciones porque los precios se disparan semanalmente y eso no lo aguanta ninguna economía”, dijo.

Lo elevado de una cirugía en el sector privado hace que los hospitales de la red pública luzcan repletos. A diario es común ver a personas esperando que el Antonio María Pineda les abra un cupo para ellos ser intervenidos. Cardiología, Neurología y Traumatología son las especialidades más buscadas.

El hospital es el que debe resolverle a todos los pacientes, pero lamentablemente no hay insumos para atacar esa problemática. La deuda quirúrgica que tiene Lara es una de las más grandes y el Gobierno debe clarificar eso”, dijo René Rivas, vicepresidente del Colegio de Médicos en el estado.

El especialista pidió al Ministerio de Salud gestionar divisas para las clínicas pues de seguir este camino, las áreas quirúrgicas privadas serán imposibles de mantener.

Compartir en WhatsApp
Karla Torres

Login

Contraseña perdida?